21 de septiembre de 2016
21.09.2016
Lne.es »
Asturama

"Emilio", el padre de las mejores vacas

La Asociación Asturiana de Control Lechero cría en Gijón al toro frisón número uno del mundo en morfología y comercializa al año 236.955 dosis de semen

21.09.2016 | 04:51

Empezó a producir semen el pasado mes de agosto y al toro "Emilio" ya le llueven los encargos. Ganaderos de todo el mundo quieren preñar a sus vacas con la mejor genética asturiana. La Asociación regional de Control Lechero (Ascol) cría en Gijón al semental frisón número uno de los rankings internacionales. Una posición histórica, ya que es la primera vez que España lidera la liga frisona estadounidense, considerada la "Champions" de la ganadería. "Wilt Emilio" -así es su nombre completo- tiene 17 meses y pesa 250 kilos. Su semen abastecerá primero a las explotaciones asturianas y después, a las nacionales y de otros países con el objetivo de conseguir "una nueva generación de vacas más eficaces tanto en producción como en duración", en palabras del presidente de la cooperativa, José Emilio García.

Ascol, con unos 60 toros, produjo el año pasado 278.605 dosis de semen y comercializó fuera de la región 236.955. De ellas, 101.530 (el 42,8%) se vendieron en España y 135.425 (el 57,2%) en otros países: Holanda, Turquía, México, Francia, Canadá, Alemania, Polonia, Portugal, Bélgica, Dinamarca, Estados Unidos, Suiza, Italia y República Checa. Los números crecerán este 2016, gracias a "Emilio", como confirma el gerente de la asociación, Carlos Méndez. "Nuestro fin principal es mejorar la genética regional, pero como producimos mucho semen, parte lo exportamos. Eso nos permite a su vez financiar nuevos toros", explica. Para ello, Ascol cuenta con una red internacional de captación, que estudia la genómica de los animales. "Primero seleccionamos entre 150 y 300 hijos de hembras élite. De ahí sacamos los 10 o 20 mejores candidatos y finalmente nos quedamos con 5 o 10 sementales, tras haber hecho las pruebas estadounidenses", detalla Méndez.

Así es cómo fue captado y seleccionado hace ocho meses "Emilio", que nació en una ganadería de Alsacia, en el norte de Francia. Este toro procede de una familia de campeones: su abuelo materno fue "Mars Yorick", otro semental legendario que fue criado en Gijón. "Fue número uno en la lista canadiense de morfología y ahora se están confirmando nuestras previsiones. Sus hijas, repartidas por todo el mundo, triunfan en los campeonatos mundiales", señala Carlos Méndez.

Aparte de "Emilio", la Asociación Asturiana de Control Lechero también tiene a otro toro en los primeros puestos mundiales: "Sillian", de 14 meses, que destaca en las categorías de leche, longevidad, fertilidad y morfología. "Podemos decir que 'Emilio' es el Fórmula 1 de la ganadería y 'Sillian' el todoterreno", bromea Méndez. Con estos animales, Ascol, que lleva trabajando en el sector treinta años, se posiciona como uno de los principales centros internacionales de toros genómicos de la raza frisona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine