19 de noviembre de 2016
19.11.2016
Lne.es »

La pasión fértil de los Hevia por el arte y la ciencia, reconocida ayer en el RIDEA

El Instituto homenajeó al escultor Víctor Hevia y a su hijo, investigador del INCAR

19.11.2016 | 06:25
Público asistente al acto, con la cronista de Oviedo, Carmen Ruiz-Tilve, en primer término.

El escudo que corona la fachada del edificio de la Junta General del Principado tiene su firma, y los monumentos a Tartiere y a Clarín en el campo San Francisco, en Oviedo, y el monumento a los Selgas, en Cudillero. Fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios, con vocación docente profunda, y restaurador de arte con conocimientos como para entrar en la Cámara Santa. Todo eso y muchas más cosas fue Víctor Hevia Granda (1885-1957), escultor que sabía tratar "emociones y sentimientos a través de la figura humana".

Son palabras de Paz Hevia Ojanguren, su nieta, la que ayer en el RIDEA recordó a su abuelo y a su padre, Víctor Hevia Rodríguez (1922-2015), científico vinculado durante buena parte de su vida al Instituto Nacional del Carbón (INCAR). El patriarca Hevia Granda conocía los materiales, la esencia de la arcilla; su hijo, Hevia Rodríguez, un especialista en microscopia, tenía unas extraordinarias cualidades para el dibujo, tal como explicó ayer su hija: "Empezó a dibujar en perspectiva antes de aprender a escribir".

El RIDEA homenajeó ayer a los dos Víctor Hevia, dos generaciones que supieron aunar ciencia y arte, con presencia entre otros del jefe de conservación de pintura del XIX del Prado, Javier Barón, y del director del Bellas Artes Alfonso Palacio. Paz Hevia, hija y nieta de los Hevia, escultora, investigadora y conservadora del Archivo Hevia donde se guarda el legado familiar, retrató desde el recuerdo al abuelo artista, divulgador cultural, y al padre científico: "los dos se formaron fuera, los dos volvieron a su tierra, y los dos fueron queridos y respetados, reconocidos por sus aportaciones". Fueron testigos y protagonistas de la vida asturiana a lo largo del siglo XX.

Cuando en 1947 se crea el INCAR, con sede en Oviedo anterior a la actual de La Corredoria, Víctor Hevia Rodríguez tenía apenas 25 años. Uno más tarde, Hevia, "químico y soltero" solicita su ingreso como ayudante químico. Le piden mil informes, entre ellos el de Penales -un clásico- y debe superar un examen en Inglés y Francés. Desde entonces no paró de trabajar y asumir responsabilidades jerárquicas hasta su jubilación. Las científicas del INCAR Isabel Suárez y Ángeles Gómez recordaron a quien abrió camino investigador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Asturias

Los asturianos dan un 6,97 el sistema sanitario, cuatro décimas por encima de la media

La sanidad regional se sitúa en el quinto puesto del ranking nacional

Cinco noticias que deberías conocer por la mañana

Consulta nuestro resumen con las principales informaciones de la actualidad

Pichel, fuera de la carrera por el liderazgo del PP asturiano, que disputarán Mercedes Fernández y Carmen Maniega

Pichel, fuera de la carrera por el liderazgo del PP asturiano, que disputarán Mercedes Fernández y Carmen Maniega

La mayoría de los avalistas del exdiputado regional no estaban al corriente de pago, según el...

"Los asturianistes fracasamos en política, pero ficímoslo muy bien socialmente"

"Los asturianistes fracasamos en política, pero ficímoslo muy bien socialmente"

"La nuestra cría nació con tetralogía de Fallot, una cardiopatía; aguantamos, aunque les pasamos...

Las obras que Asturias reclama al Estado suman 3.500 millones, como otra Variante

Las obras que Asturias reclama al Estado suman 3.500 millones, como otra Variante

Los técnicos estiman que para acabar el túnel de Pajares hacen falta 500 millones más y no creen...

Enlaces recomendados: Premios Cine