01 de diciembre de 2016
01.12.2016

Arquitectos y geógrafos cuestionan el ente de gestión autónomo para el área central

"La comunidad tiene instrumentos para gobernar" la demarcación, opinan, sin necesidad de encajar un organismo entre los municipios y el Principado

01.12.2016 | 03:50
Por la izquierda, Josep María Llop, Benjamín Méndez, Sonia Puente, decana del Colegio de Arquitectos de Asturias; Aladino Fernández y Arturo Gutiérrez de Terán.

Cuando acabó de hablar, Josep María Llop, arquitecto urbanista, exresponsable de Urbanismo de Barcelona, director de la cátedra de ciudades intermedias de la Unesco, dejó en el aire una pregunta simple cuya respuesta encierra la solución a un problema complejo, al conflicto vivo sobre la manera mejor de gobernar el área metropolitana central de Asturias. "¿Qué podemos hacer todos juntos para que nos vaya bien a todos juntos?". Era la tercera sesión del ciclo conjunto del Colegio de Arquitectos y el Real Instituto de Estudios Asturianos sobre las oportunidades territoriales del proceso de ordenación del centro urbano de la región, y el discurso de Llop venía a invitar a abordarlas prestando más atención al fondo que a la forma. A considerar que el organismo administrativo del complejo urbano asturiano ha de ser "el instrumento, no el rumbo", y que más que su arquitectura importa su contenido, la estrategia, "la elección de los proyectos o acciones que en el espacio amplio del área central deben ser aceptadas por todos como prioritarias".

El mensaje, "primero los proyectos comunes"; después la institucionalización y la forma para dar cuerpo a la "gobernanza", encontró un punto de conexión entre los arquitectos y geógrafos asturianos que ayer compartieron con Llop la disección del concepto y las referencias internacionales del área metropolitana. Las objeciones a un "gobierno propio y autónomo", a un ente de gestión metropolitana orgánicamente intercalado entre los ayuntamientos y el Gobierno autonómico se sustancia entre otras razones en la falta de "masa crítica", o en la certeza de la futilidad de otra instancia superpuesta para un territorio que abarca el ochenta por ciento de la población de la región. "La escala" cuestiona "un ente de gestión por encima de los municipios y por debajo de la autonomía", subraya el geógrafo Benjamín Méndez mientras su colega Aladino Fernández apunta a la existencia de "un área metropolitana de hecho" y añade la sensación de que "tenemos" ya, sin más arquitectura institucional, "todos los instrumentos necesarios para la gobernanza. Se puede mejorar mucho la gestión manteniendo las competencias en la comunidad autónoma", afirma.

Al arquitecto Arturo Gutiérrez de Terán le extraña que el Gobierno autonómico pueda llegar a aceptar esta estructura intermedia para resolver la gobernanza, cuestión ésta que en el proyecto de directrices propuesto por el Principado se mantenía abierta a un consorcio con competencias propias. A su juicio, "quien gobierna el área central gobierna Asturias", y viceversa. En su opinión, "la comunidad autónoma tiene instrumentos suficientes para gobernar esa situación, se llaman coordinación". La imprescindible armonización de intereses municipales a veces divergentes hace necesario, esto sí, alguna suerte de "consejo territorial sin competencias", un "ente intermedio" que en todo caso tendría "carácter consultivo".

"Mejoren el transporte"

Metidos en la harina de los propósitos específicos que había reclamado Llop, el debate viró hacia los consorcios de gestión de servicios, hacia los que funcionan y hacia los básicos e imprescindibles que renquean, en este último capítulo sobre todo hacia el transporte. "El sistema de transporte hacia el futuro tiene que ser el tren", afirma Gutiérrez de Terán entrando de lleno en las deficiencias que desde prácticamente todos los flancos se le afean al servicio. Con la gestión comunal del agua o los residuos, dice Llop, "las bases ya están ahí. Vamos a disfrutar de ellas", apunta, pero "pónganse a mejorar el transporte".

Y al final, para las reticencias localistas que puedan plantear los ayuntamientos, pedagogía y "algunas reglas claras", concluye, "que establezcan que esta gestión común no va a resolver el problema local, pero sí algunos que son comunes a todos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine