01 de diciembre de 2016
01.12.2016

"Intenté asustarla", dice el vigilante acusado de clavar un destornillador a su exmujer

La fiscal, que consideraba los hechos como malos tratos, endurece su petición y pide cinco años por homicidio intentado, como la acusación particular

01.12.2016 | 18:37
La agredida redibe el apoyo de sus compañeros tras el juicio.

"Si hubiese querido matarla, tuvo mil ocasiones de hacerlo. Ahora estaríamos hablando de otra cosa. Me buscó las cosquillas e intenté asustarla", ha declarado esta mañana José Manuel F. M., el vigilante de seguridad de los Juzgados de Gijón que, el 15 de agosto de 2014, apuñaló a su exmujer, también guarda jurado, en la residencia de Perlora. José Manuel F. M. ha asegurado, en la vista celebrada esta mañana en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Oviedo, que, antes de atacar a la mujer, comprobó que llevase una de las fajas que compraba en su Colombia natal. Los forenses judiciales le echaron una mano al decir que, con la herramienta utilizada, un destornillador de estrella o punzón, hubiese sido fácil herir más profundamente a la mujer, que sufrió cuatro lesiones en la zona abdominal. La víctima declaró por su parte que estaba harta de los constantes insultos y amenazas del acusado, que mostraba un comportamiento celoso y no le pagaba la manutención del niño que tenían.

El ministerio público, que pedía inicialmente un año de cárcel por malos tratos, cambió de parecer tras la vista de esta mañana, y finalmente pidió cinco años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa, igual que la víctima. Y es que, para la fiscal, "ha quedado claro que el hombre tuvo intención de matar". Mientras transcurría el juicio, en el exterior de los Juzgados se desarrollaba una concentración de apoyo a la víctima y para criticar el comportamiento que UGT y CC OO han tenido en este caso. Y es que, según Mario José Alonso, de USIPA, aunque a nivel oficial se pedía la dimisión del presunto agresor, destinado primero en los Juzgado de Gijón y luego en los de Langreo, cuando los trabajadores de la empresa Alcor quisieron organizar unas elecciones sindicales para revocar el cargo que el atacante tenía de delegado sindical, los sindicatos UGT y CC OO se unieron para impedirlo con un laudo, de forma que el acusado permaneció en el cargo hasta completar los cuatro años de mandato, el pasado mes de junio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine