Diversos colectivos exigen un refuerzo del control sobre la industria contaminante

Los grupos ecologistas ven "ridículos" los 16 expedientes sancionadores del Principado el año pasado y alertan sobre la falta de medios y personal

08.01.2017 | 05:28
Las chimeneas de la factoría avilesina de Arcelor, ayer.

La Administración del Principado resolvió el año pasado con sanciones dieciséis expedientes por actividades industriales que comportan emisiones contaminantes a la atmósfera. El cálculo, que la consejera de Infraestructuras utilizó hace unas semanas en la Junta para defender la eficacia de sus controles -"los expedientes se resuelven y las multas se ponen", dijo-, no sale igual de favorable en la calculadora de otros colectivos. Si en Asturias hay 66 empresas y al menos 84 instalaciones con Autorización Ambiental Integrada, si en esa lista están fundamentalmente las grandes, las de mayor repercusión emisora pero no todas las potencialmente nocivas, el número dieciséis para el recuento de sanciones "es un poco ridículo" a la vista de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies. Su presidente, Fructuoso Pontigo, suma su voz a las de otros colectivos, partidos políticos y expertos que ponen el acento sobre la necesidad de un refuerzo de la vigilancia y del control sobre la industria emisora.

En mitad del prolongado episodio anticiclónico que en las últimas semanas ha hecho saltar alarmas antipolución en distintos puntos del centro de Asturias, asociado a una potente inversión térmica que ayer mantenía estaciones en alerta en los entornos de Oviedo y Siero, Avilés y las Cuencas, la versión ecologista apunta, entre otros problemas irresueltos, hacia las carencias de personal y de equipos medidores adecuados para hacer cumplir a la industria. Pontigo vuelve sobre la conciencia de insuficiencia que pesa sobre la nómina a su juicio escasa de "dos inspectores de medio ambiente y ocho guardas sin formación técnica" que además de no dar abasto "ejercen la vigilancia, pero no la inspección". Mientras la controversia empeora cada vez que como ahora mejora el tiempo, los ecologistas añaden su eterna demanda de "más medios de control", sustanciada en la dotación de estaciones portátiles que complementen la medición de los equipos fijos. Para que se le entienda con un ejemplo sacado de la vida real, Pontigo retrocede hacia el aviso de "una nube en torno a Arcelor que recibimos hace unos días". Ahí hace falta una capacidad de respuesta rápida que permita "ir en el momento", antes de que se disperse, y la posibilidad técnica de registrar sobre la marcha, in situ, una incidencia que por su distancia o su colocación puede no haber registrado la estación medidora fija más próxima.

No es sólo la obsesión de los ecologistas. Las alarmas están dando señales en el terreno político, donde IU también ha querido poner el acento sobre el "descontrol" de la industria, el desplome de la labor inspectora y de la calidad ambiental mientras el Principado riega Lugones. En las insuficiencias del control se concentró ayer también Podemos, en su caso con una crítica hacia los partidos que rechazaron sus enmiendas al presupuesto encaminadas al refuerzo de la vigilancia y la inspección a la industria.

En los cada vez más frecuentes episodios prolongados de anticiclón, Asturias queda bajo el influjo de una contaminación a veces invisible, distinta de la que saltaba a la vista cuando la región fue en los años ochenta la única provincia española que tuvo dos Zonas de Atmósfera Contaminada, Avilés -declarada en 1981- y Langreo, en 1984. Esta situación no es del todo aquella, pero algunos especialistas consultados hablan de cierta permisividad con la gran industria, de un problema que pide recuperar la eficacia de los controles al estilo de entonces.

El ejemplo de los ochenta

Para defender la tesis de que faltan equipos más numerosos y mejor preparados, hay quien se ve retrocediendo a través del tiempo por ejemplo hasta el plan de erradicación de la contaminación en Langreo, que se elaboró en los ochenta con los medios propios de los técnicos de la Administración y se concentró en rebajar el número de calefacciones que entonces allí todavía quemaban masivamente combustibles sólidos. Era luchar contra el carbón en la cuenca minera y obviamente no fue fácil, pero gracias a la pericia y a la preparación de los técnicos el problema se atajó alentando una transición hacia otros sistemas de combustión menos lesivos para el medio ambiente, sobre todo el gas. Ahora tampoco es sencillo controlar a una industria que tiene la sartén del empleo por el mango, pero tal vez convenga recordar, aducen las mismas fuentes, que aquellos equipos de profesionales tardaron años en formarse. Que los que hoy siguen en esa tarea han de aplicarse en el enfrentamiento contra la relajación de una industria que no invertirá en protección ambiental "si no se le aprieta". Precisamente por eso, porque las grandes compañías "no se gastan el dinero porque sí, esto exige grupos de inspección capaces, formados por personal cualificado que conozca "los recovecos de las 20 o 25 grandes empresas" más afectadas en la región, que no se deje engañar y pueda sentarse a dialogar con ellas con el propósito urgente, afirman los expertos, de establecer planes de control precisos que abarquen necesariamente al menos tres aspectos fundamentales: "La definición de las actuaciones, un presupuesto y un plazo".

En esa línea, el presidente de la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA), Carlos Lastra, pronuncia la sensación de que "faltan controles más eficaces de la Administración a las empresas" y una actitud más proactiva que esperar a que llueva o "culpabilizar al tiempo". Se pide un paso a la acción en toda circunstancia, no sólo en situaciones de alarma. Debería intensificarse, concreta, el control industrial, el del tráfico y los estudios epidemiológicos de correlación entre la contaminación y determinadas enfermedades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Asturias

Justo Rodríguez Braga, exlíder de UGT-Asturias detenido, pasará la noche en el calabozo

Justo Rodríguez Braga, exlíder de UGT-Asturias detenido, pasará la noche en el calabozo

Daniel Rodríguez, trasladado al hospital tras sufrir un ataque de ansiedad, y Carmen Caballero,...

"No son delincuentes", afirma Pepe Álvarez, secretario general de UGT en España

"No son delincuentes", afirma Pepe Álvarez, secretario general de UGT en España

"No son delincuentes. Hubiera bastado con una citación judicial para que acudieran a declarar y...

Crónica en la calle, ante UGT: "¡Coméis mariscu con el dinero de los cursos de los rapazos!"

Crónica en la calle, ante UGT: "¡Coméis mariscu con el dinero de los cursos de los rapazos!"

El despliegue de la Guardia Civil ante la sede de la UGT genera expectación entre los transeúntes...

Asturias se juega cerca del 70% de sus ingresos con la reforma de la financiación

Asturias se juega cerca del 70% de sus ingresos con la reforma de la financiación

Es la tercera región, tras Cantabria y Galicia, que más dinero recibe del Estado

"Podemos no puede depender de una persona, la fase de hiperliderazgo ya pasó"

"Podemos no puede depender de una persona, la fase de hiperliderazgo ya pasó"

"Nosotros hicimos como Napoléon: primero atacamos y luego vemos, pero es la hora de pasar a un...

Enlaces recomendados: Premios Cine