08 de marzo de 2017
08.03.2017

La industria deberá reducir su actividad en caso de alerta por alta contaminación

El Principado ultima un protocolo de actuación consensuado con dieciséis concejos que se centrará en el tráfico, la calefacción y las fábricas

08.03.2017 | 03:55
Elena Marañón, señalando con el dedo y al lado de Manuel Gutiérrez, durante la reunión de ayer.

El Gobierno regional podría decretar una reducción de la actividad en las industrias asturianas en el caso de que se superen los niveles de alerta por contaminación. Esta es una de las medidas para la mejora de la calidad del aire que ayer planteó la directora general de Prevención y Control Ambiental del Principado, Elena Marañón Maison, justo antes de reunirse con representantes municipales de Oviedo y de los concejos de su entorno para avanzar en los contenidos del protocolo de lucha contra la contaminación que la responsable autonómica espera tener listo en el plazo aproximado de un mes, una vez que la mayor parte de municipios afectados han presentado sus propuestas.

Su objetivo es diseñar y coordinar las medidas que las distintas partes implicadas podrían poner en marcha para garantizar la calidad del aire y evitar que las concentraciones suban por encima de lo permitido.

Al encuentro celebrado a mediodía en la sede de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) asistieron también la jefa provincial de Tráfico, Raquel Casado, y el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Manuel Antonio Mora, además de Manuel Gutiérrez, director general de Calidad Ambiental. Reuniones similares se producirán en los próximos días con representantes municipales de las comarcas de Gijón, Avilés y las Cuencas, para tratar de cerrar un documento en cuya redacción tomarán parte los 16 ayuntamientos del área central de la región en los que se han registrado problemas con la calidad del aire o hay riesgo de que se presenten.

En concreto, la reunión de ayer congregó a los gobiernos municipales de Oviedo, Siero, Llanera, Noreña, Morcín y Ribera de Arriba, concejos a los que en las próximas convocatorias se irán sumando Gijón, Avilés, Gozón, Corvera, Castrillón, Carreño, Mieres, Langreo, San Martín del Rey Aurelio y Lena.

Las medidas que están siendo analizadas se refieren fundamentalmente al tráfico en las villas y ciudades, restricciones en zonas de aparcamiento, uso de los espacios de carga y descarga, y control de las calefacciones y de los espacios industriales, fundamentalmente de aquellos que sean de titularidad municipal.

El contenido del protocolo será común para todas las comarcas afectadas, aunque también puede recoger alguna propuesta específica para atender problemáticas concretas más locales. En todo caso, Elena Marañón incidió en que los niveles de activación y cuándo se ponen en marcha serán iguales para todos los concejos.

Ignacio Fernández del Páramo, concejal de Urbanismo que representó al Ayuntamiento de Oviedo en la reunión de ayer, abogó por un "modelo de ciudad más sostenible y basada en nuevos modos de transporte". Tras reconocer que lograr ese objetivo requiere "tiempo", el edil de Somos no descartó que, en el futuro, vuelvan a registrarse cortes en vías de acceso a la capital del Principado como la que ya se ha adoptado en la entrada de la "Y" por la zona de Santullano. Sin embargo, Fernández del Páramo reconoció que tendrá que hacerse con "mayor planificación" para evitar que los vehículos lleguen a las inmediaciones de las zonas conflictivas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine