16 de junio de 2017
16.06.2017

Alumnos de la Universidad de Oviedo exigen aprobado general porque los profesores llegaron tarde a un examen

La prueba de tercero de Economía estaba programada para las 12:00 horas de esta mañana y los docentes se retrasaron una hora - El Rector delega el arbitraje del conflicto en los responsables del Departamento y de la Facultad - El profesor Monasterio se plantea recurrir al Defensor del Universitario

16.06.2017 | 21:38
Examen en un aula de la Facultad de Economía.

Un grupo de alumnos de tercer curso del grado de Economía de la Universidad de Oviedo ha exigido un aprobado general porque los profesores que en la mañana de hoy viernes tenían que evaluarlos llegaron a la prueba con retraso.

El examen de Economía Pública 2, una convocatoria extraordinaria, estaba programado para las 12.00 horas del mediodía, y a eso de las 12.45 horas los estudiantes (unos 35) decidieron levantar acta por su cuenta de su presencia en el aula y de la ausencia de los docentes. Según los propios alumnos, con este documento se dirigieron al decano, y fue éste quien tuvo que avisar a los profesores, que comparecieron en el aula cerca de las 13.00 horas.

Los docentes (Carlos Monasterio y María Ángeles García Valiñas) pidieron disculpas y explicaron que pensaban que el examen era a las 17.30 horas. Dado que estaba previsto que el ejercicio durara dos horas y media, hasta las 14.30 horas, propusieron realizar la prueba sin rebasar esa hora tope, opción que "está recogida en el artículo 16 del reglamento de exámenes de la Universidad", adujeron.
Ante la negativa del alumnado, los docentes plantearon como alternativa, también invocando el reglamento de la Universidad, fijar una nueva fecha para el examen. La repuesta también fue "no".

"Es un reglamento que permite al profesor hacer lo que le venga en gana, pero lo cierto es que no era una causa de fuerza mayor, sino un simple olvido; que el examen estaba fijado desde el verano pasado, y que muchos de nosotros tenemos previstas prácticas en empresas, viajes u otros compromisos, y era imposible encontrar una fecha adecuada para 35 personas", indicó uno de los estudiantes.
Asimismo, los alumnos hicieron hincapié en "la tensión con la que estuvimos esperando una hora, en un examen de convocatoria extraordinaria en la que algunos nos jugábamos, por ejemplo, la concesión de una beca".

A juicio de los estudiantes, "estos profesores se han caracterizado por una inflexibilidad extrema con los alumnos durante todo el curso. No admitían un retraso ni de un día en la entrega de un trabajo. ¡Y ahora nos piden flexibilidad a nosotros! ¿Tenían hoy muchas más cosas que hacer que poner un examen? Si un estudiante llega tarde a un examen, se le suspende y ya está", adujeron algunos de los estudiantes.

Una versión diferente

La versión de Carlos Monasterio, catedrático de Hacienda Pública, es bastante diferente: "Me sorprende que un hecho tan nimio salga del ámbito de la Universidad. Mi propuesta de hacer el examen dentro del tiempo previsto, que era hasta las 14.30 horas, se basa en el reglamento de la Universidad, y así me lo corroboró la vicerrectora de Estudiantes". En declaraciones a este periódico, Monasterio se manifestó "pasmado por el argumento que me dieron los estudiantes de que un profesor había dado aprobado general sin un examen previo. Si eso ha sido así, habría que investigarlo. Me sorprende que universitarios de veinte años exijan un aprobado general sin examinarse".

El docente está citado para este próximo el lunes con el decano de la Facultad "para fijar otra fecha para el examen". "Si es necesario, recurriré el Defensor del Universitario", apostilló.

El rector de la Universidad, Santiago García Granda, ha declarado esta tarde a LA NUEVA ESPAÑA que corresponde al Departamento de Economía y a la Facultad de Economía y Empresa "adoptar las medidas que consideren oportunas". "Al Rectorado no ha llegado ningún tipo de reclamación", señaló García Granda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine