05 de agosto de 2017
05.08.2017
ÁLVARO MUÑIZ | Director de la Feria Internacional de Muestras de Asturias

"Nunca tuvimos un 90% de repetición de firmas en la Feria; indica que 2016 fue muy bueno"

"Hubo épocas en que se pensó que estábamos anquilosados por mantener una cita generalista, y ahora nos admiran"

05.08.2017 | 07:05
Álvaro Muñiz.

Álvaro Muñiz es el director de la Feria de Muestras, que este año celebra su 61 edición con el mayor índice de fidelidad de sus expositores: Más de un 90% de los que acudieron en la edición anterior vuelven al recinto.

- ¿Qué sensaciones tiene?

-Que estamos ante otra muy buena Feria. El año pasado cuando habíamos cerrado ya percibíamos la sonrisa de los expositores a la hora de pagar, lo que mostraba el grado de satisfacción enorme. La sorpresa grata es que no sólo no estaba equivocado, sino que hasta fui parco en la valoración, al superar más del 90% de repetición de presencia.

- ¿Se había alcanzado alguna vez ese porcentaje?

-Nunca. Siempre estuvimos en cuotas muy altas, en torno al 80%, pero este año es inusual. La Feria de 2016 salió tan espectacularmente bien y en todos los sectores, incluso en la construcción o el mueble, que esta es la consecuencia. El tener la Feria llena también garantiza las visitas, porque el expositor hace un esfuerzo por traer a la gente, invitando a clientes o potenciales clientes. Y si a eso le unes que no sólo tienes un ministro en la inauguración, sino también a la tercera autoridad de la nación, pues entonces dices: "estamos de moda".

- ¿Se ha quedado pequeña la Feria para el tirón que tiene?

-No. En la Feria tiene que haber equilibrio entre la oferta y la demanda y no se puede mantener un recinto crecido para 15 días al año. El que quede fuera, que no se preocupe, le daremos las herramientas que necesite en otras citas. Pero nos debemos a los que siguen apostando por nosotros, por eso damos preferencia a los expositores anteriores. Y cuando quedan huecos, tampoco metemos al primero que llama, porque no podemos traer más de lo mismo. Es preferible que sean empresas que aporten algo novedoso y que diversifique más. Ese es el secreto.

- ¿Espera otro año de éxito?

-Se nota la alegría y lógicamente esto tiene que seguir. Además, Gijón está lleno; nos estamos beneficiando de que la mitad de España se está asando y la mitad de Europa no es segura, y que hay cretinos por el Mediterráneo gritando "turista go home". Y cuando los turistas preguntan qué pueden hacer aquí, una de las cosas que les dicen es ir a la Feria, porque tenemos esa cultura.

- Y mucho público repite visita.

-Sí; si no, no podríamos tener 714.000 visitantes como en 2016.

- ¿Para ver bien la Feria, cuántos días hacen falta?

-Eso de ver bien es relativo. ¿Cómo se pueden ir descubriendo cosas? Yo diría que en dos o tres días, porque la Feria tiene esa otra parte que deriva de que los españoles cuando están más de un cuarto de hora juntos tomamos un café, si es más de hora y media toman un bocadillo y si es más de cuatro horas, comen. La Feria tiene una carga lúdica agradable. Quien visita FIDMA no lo hace como quien visita una feria monográfica, donde busca ver cuantos más stands mejor. Aquí viene a un lugar variopinto, donde todos los miembros de la familia tienen cosas que le pueden satisfacer y palpan el producto en su verdadera dimensión.

- ¿Día nublado, éxito de público?

-La cosa es más compleja. Evidentemente nosotros tenemos en la misma realidad una amiga y una enemiga, que es la playa. La playa, cuando hace bueno, es un competidor neto y claro y cuando está gris, la gente aguanta menos o no va a la playa y busca una alternativa y nosotros lo somos. Pero todo eso depende, porque el asturiano no pasa todos los días seguidos en la playa, entonces pesa mucho qué tiempo haya hecho en julio. Este julio hizo menos sol del que a mí me gustaría, lo cual quiere decir que el día que salga bueno se va a marchar todo el mundo para la playa corriendo. Pero en 16 días que dura la Feria, habrá de todo. Además tampoco me preocupa tanto que la Feria acabe con 3.000 visitas más o menos, porque estamos en una cantidad tan ingente que si bajan algo las entradas mi cuenta de resultados sufre, pero los expositores no tanto. La base es que venga mucha gente, pero sobre todo que esté alegre. Y los días masivos tampoco son los mejores, porque la gente quiere tranquilidad para ver los productos.

- ¿Se puede potenciar aún más la Feria?

-Yo, que llevo tantos años con responsabilidad en esto, siempre pensé que mi obligación era no hacerla decaer.

- Siempre dice que el éxito no sólo se mide en venta.

-Una Feria es una herramienta de marketing en la que el expositor puede palpar si su producto conecta con el público. Hasta el extremo de que una firma en Normueble, en los años de crisis bestial, me llegaron a decir "¿tú sabes por qué estoy aquí?, para saber si voy a cerrar o no". Una Feria es un instrumento para testar el producto. Además no es sólo un instrumento de marketing, sino el más apreciado por las empresa y lo que ocurre es que va a cambiar siempre. Hubo una época en la que pensaban que los asturianos estábamos anquilosados por hacer una feria generalista y ahora nos admiran. Yo creo que además tenemos otra ventaja enorme en el mundo ferial, que es la independencia; nosotros no le debemos nada a nadie y la Cámara entiende que es una entidad que tiene que dar servicio a la dinamización económica.

-¿Cuántos expositores son de Asturias?

-La mayor parte son empresas asturianas. Pero tenemos que empezar a darnos cuenta de que el mundo es distinto, porque la cuestión no es cuántas empresas son de aquí, sino cuántos productos son de aquí y ahí el panorama cambia totalmente.

- Uno de los quebraderos de cabeza de los visitantes en otras ediciones era lograr aparcar. ¿Solucionado este año?

-No sé cuánto se utilizará el autobús lanzadera gratuito que saldrá desde el Campus, donde se puede aparcar con mayor facilidad. Lo que sé es que nosotros hemos tenido respeto y la valoración suficiente para dar una alternativa, gastándonos los cuartos.

- ¿Hasta qué punto importa la novedad en los productos?

-Aquí los hay que funcionan muy bien todos los años y son los mismos, incluso algunos que suponen un desembolso importante para el consumidor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine