07 de agosto de 2017
07.08.2017

Cinco opiniones de asturianos, de los "Baby boomers" a la generación Z

Los distintos usos de las nuevas tecnologías

07.08.2017 | 11:08



"Las redes sociales no son para mí, prefiero salir a tomar algo y ver la tele"


Como buen representante de su generación, Eduardo González es uno de los asturianos que prefiere leer la prensa en papel. El ovetense limita el uso del móvil a las llamadas telefónicas para acordar sitio y hora para encontrarse con los suyos y distraerse en persona: "Las redes sociales y WhatsApp no son para mí", afirma rotundamente. Sus actividades de ocio son sencillas: "Me gusta quedar a tomar algo después de trabajar o llegar a casa y ver un rato la tele antes de acostarme". Sobre todo, concursos de corte divulgativo. Y, si de comida se trata, se decanta por lo más tradicional: "Los cocidos, las sopas? Lo de toda la vida, no me paro a examinar los componentes ni a buscar lo ecológico". No se considera seguidor de ningún famoso y hasta el fútbol le tiene un poco desencantado, aunque no pierde la ilusión: "Esta tarde juega el Oviedo y he quedado para ver el partido, a ver si esta temporada cambia la suerte", decía en referencia al encuentro amistoso que el conjunto azul mantuvo el pasado jueves ante el Deportivo de La Coruña.


"Somos más de llamarnos y quedar que de mensajes de WhatsApp"

Begoña Argüelles y Susana García, amigas desde la infancia, pertenecen a la generación que siguió a los hijos del "Baby Boom" y, como tales, gustan de usar internet, pero con limitaciones: "Consulto Google para leer las noticias si mi padre no coge el periódico en papel; si no, prefiero lo analógico", comenta Susana García. Además, lejos del desapego por la televisión que protagonizan las generaciones que les siguen, conservan el gusto por ver la tele. "Sobre todo, concursos, con los que, además de entretenernos, aprendemos cosas nuevas", continúa. En cuanto a las series, siguen cada capítulo conforme se emite en la programación televisiva, un poco a la antigua usanza. Amigas desde los siete años, a la hora de relacionarse no quieren ni oír hablar de Whatsapp. "Nosotras somos más de llamarnos y quedar para contarnos las novedades en persona", aclara la tevergana Begoña Argüelles.


"Una maestra en excedencia que sólo daría clase "en una escuela rural"


Tumbados en la hierba del Campo San Francisco de Oviedo, la mierense Sara Vázquez y el moscón José Martínez practican "contact", un tipo de yoga basado en la conexión con los otros. Nacidos en 1977 y 1978, respectivamente, pertenecen a la generación Xennial, la última que recordará la vida antes de la llegada de las TIC. La anhelan tanto que, si por ellos fuera, "eliminarían" hasta la televisión: "Supuso la llegada de la mentira a la vida", sentencia Sara Vázquez. Es una maestra en excedencia que no se plantea volver a dar clase si no es en una escuela rural, "donde pueda tener más libertad para alejar a los niños de la alienación que promueve la sociedad". Por su parte, José Martínez encuentra su conexión con la vida en la música, no quiere oír hablar "ni del Ibex 35 ni de la prima de riesgo, ni de publicidad que solo pretende manipularnos y transmitir valores infames como la desigualdad y el consumismo". Utilizan Whatsapp y Facebook como herramientas de intercambio social, pero "no para cotillear ni contar nuestras vidas".


"Si enciendo la televisión, es para enchufar la consola o poner Netflix"


Técnico en una empresa de electrodomésticos, Víctor Martínez prefiere que le llamen por teléfono a pasar mil horas intercambiando WhatsApps. Deportista, pasa sus ratos libres con sus amigos, con quienes sale a correr o a montar en bicicleta. Sin embargo, en casa, comparte su tiempo libre con el ordenador, los videojuegos o leyendo la prensa, pero desde el móvil. No tiene ni idea de lo que echan en la tele: "Si la enciendo, es para enchufar la consola o para poner Netflix". Representante de una generación que no ha llegado a los treinta, es de los que se han acostumbrado a escoger a la carta las series que quiere ver. Ajeno al mundo de los blogueros, "si tuviera que escoger a algún personaje al que considerar una referencia, me decantaría más bien por algún empresario que haya sabido gestionar bien sus negocios", argumenta.


"Vemos informativos en la tele, pero luego profundizamos en Google"


Cámara en mano, estas dos ovetenses no tienen reparo en dejarse fotografiar. La idea de que sus imágenes se muestren en estas páginas les motiva, a pesar de que, para informarse, prefieren Google a leer la prensa en papel: "Si veo los informativos de la televisión, para profundizar en lo que me interesa busco en internet", explica Esva García. Su tiempo libre en casa se reduce a la convivencia con el móvil. Lo usan para todo: para intercambiar mensajes de Whatsapp, para enviar audios a sus amigas, para informarse o para seguir a "influencers" (personas con muchos seguidores en las redes sociales que generan tendencia), aunque "preferimos a los que no son tan conocidos", matiza Gala Hurlé. Cuando el móvil les da un respiro, van al cine o hacen deporte. Les gusta estar en forma y, por ello, evitan consumir productos químicos. "La bollería en muy raras ocasiones la tomo", admite Esva García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine