08 de agosto de 2017
08.08.2017

Trevín dimite como diputado, incómodo con la deriva del PSOE de Sánchez

El expresidente del Principado, que respaldó a la gestora de Fernández y seguirá los pasos de Madina, ha convocado hoy a los medios de comunicación

08.08.2017 | 12:35
Antonio Trevín, con una lámpara minera en una intervención en el Congreso en el año 2015.

El diputado en el Congreso y expresidente autonómico Antonio Trevín tiene previsto formalizar su dimisión tras sentirse incómodo con la deriva del PSOE después de la victoria de Pedro Sánchez, según señalaron a este periódico fuentes socialistas. Trevín sopesa desde hace semanas abandonar la política y renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados, al igual que lo hiciera el también diputado socialista Eduardo Madina, quien anunció su renuncia el pasado 28 de julio. Precisamente hoy, en medio de los rumores, el diputado asturiano ha convocado una conferencia de prensa a mediodía en la sede de la Federación Socialista Asturiana (FSA).

Antonio Trevín (Avilés, 1956), fue presidente del Principado entre los años 1993 y 1995 tras la dimisión de Juan Luis Rodríguez-Vigil. Se afilió al PSOE en 1982 y ejerció como director provincial de Educación entre 1985 y 1987. Fue elegido alcalde de Llanes en 1987 y repitió en 1991, cargo que revalidó en 1999. Fue designado Delegado del Gobierno en 2004 por el Ejecutivo Zapatero hasta 2011, año en el que consiguió un puesto en el Congreso de los Diputados.

En medio de la batalla interna del PSOE, Trevín mantuvo iniciales simpatías con Sánchez (le apoyó en las primarias frente a Madina), aunque se alineó con la gestora que presidió Javier Fernández tras el comité federal que motivó la dimisión del que fuera secretario general.

Trevín protagonizó algunas de las intervenciones en el grupo parlamentario más defensoras de la unidad interna y la necesidad de enfriar ánimos para evitar una ruptura entre los partidarios de Pedro Sánchez y los que respaldaban a los barones, proclives a la abstención ante la investidura de Mariano Rajoy para evitar unas terceras elecciones. En aquel momento era necesario "subordinar la ética de los principios a la ética de la responsabilidad", llegó a escribir Trevín en un artículo publicado en LA NUEVA ESPAÑA.

"La solución menos mala entre las que tenemos es posibilitar un Gobierno del partido más votado con una abstención. Algo que en ningún caso supone un apoyo al Ejecutivo que se constituya", afirmó entonces. Tras la victoria de Pedro Sánchez , la nueva dirección federal del partido decidió apartar a Antonio Trevín de su puesto como portavoz en la Comisión de Interior y de la de Seguridad Nacional. En su despedida recibió el elogio de los portavoces de otros partidos. Trevín también mostró su desacuerdo con el relevo de Alfonso Guerra al frente de la Fundación Pablo Iglesias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine