11 de agosto de 2017
11.08.2017
Grave conflicto interno en Izquierda Unida de Asturias

Podemos admite su desconfianza, pero seguirá negociando con la coalición

La formación morada acusa al portavoz de IU de "entregar un cheque en blanco" al PSOE y duda que "cambie su estrategia" - La dirección del partido en Asturias avisa a su dirigente de que "no habrá pelillos a la mar" y le exige que sólo defienda el proyecto de la coalición

11.08.2017 | 01:47

La dirección de Izquierda Unida (IU) en Asturias impondrá condiciones a su portavoz parlamentario, Gaspar Llamazares, para que continúe ocupando dicho cargo. Una será que no mezcle las posiciones políticas que él defiende en Madrid como impulsor de Izquierda Abierta o de su nuevo partido, "Actúa", con las que se defiendan en Asturias. La otra, que como portavoz de IU en el Parlamento asturiano limite sus declaraciones al proyecto político del partido al que representa en la Junta General. La coalición quiere llegar a un acuerdo con Llamazares para acabar la legislatura con tranquilidad, "igual que ha empezado". Pero también ha advertido de que "no puede haber pelillos a la mar".

La decisión de Llamazares de inscribir en el registro de partidos políticos a la plataforma cívica "Actúa" ha provocado una nueva crisis interna en IU. Estatutariamente, esta decisión no puede conllevar la expulsión, puesto que la nueva formación que impulsa el veterano político no confronta electoralmente con la coalición. Pero eso no significa que en IU se entienda como "desleal" y "deshonesto" y haya provocado que sean muchos los militantes y simpatizantes que han reclamado que se le expediente e incluso que se le aparte de la portavocía en la Junta General.

El coordinador general de IU en Asturias, Ramón Argüelles, el secretario de organización, Alejandro Suárez, y la secretaria de política municipal, Gabriela Álvarez, admitieron ayer que se habían enterado del registro de Actúa por los medios de comunicación. Aún así se esforzaron ayer en hacer un llamamiento a la tranquilidad, aseguraron que "no nos gustan ni el fondo ni las formas", y calificaron la situación de "desagradable". También anunciaron que se reunirán previsiblemente hoy con el propio Llamazares "para que él se explique antes de tomar una decisión".

Eso sí, eludieron en todo momento explicar a qué se refieren con "tomar una decisión", porque en reiteradas ocasiones incidieron en que no está en su intención sancionar ni expulsar a Llamazares, sino "encontrar una solución política dialogada". Con condiciones, que se ciñen básicamente a que no utilice su cargo como portavoz parlamentario de IU en Asturias para generar confusión cuando hace declaraciones en Madrid como representante de las otras formaciones políticas impulsadas por él, y que en el Principado limite sus intervenciones a defender el proyecto político de la coalición. "No se pueden volver a dar estas discrepancias que generan confusión", explicó Alejandro Suárez, "y más cuando en el día a día la relación es de buena sintonía".

Gaspar Llamazares está enfrentado a la dirección de IU federal, que encabeza Alberto Garzón, al entender que la coalición corre el riesgo de disolverse, o ser absorbida por Podemos. La dirección de IU en Asturias negó ayer que esta situación se pueda dar. Su coordinador general, Ramón Argüelles, insistió en que los militantes del partido ya votaron en referendum mantener la autonomía y las siglas de IU. "Ese peligro no existe", remató el secretario de organización.

La inscripción de Actúa como partido político ha provocado un malestar general en IU a nivel nacional. El coordinador general de la coalición en Andalucía, Antonio Maíllo, tachó de "impresentable" que una persona como Llamazares, "que ha sido tanto en IU, actúe de una manera tan desleal con la organización". Y añadió que "IU ya sobrevivió a Llamazares como coordinador" y lamentó que "con tal de no salir del foco hace lo que sea".

Llamazares respondió ayer a las críticas y en uno de los mensaje en su cuenta de Twitter dijo: "Exigen lealtad a IU los mismos que defienden la necesidad de superar IU para crear con Podemos un nuevo sujeto político. Un sindiós". Y añadió: "Algunos entienden la lealtad como sumisión al señor y sus dictados. Otros como la coherencia con los propios principios y valores".

Quien ayer negó su participación en el proyecto "Actúa" fue el ex secretario general de CC OO Antonio Gutiérrez. "Fuí a una reunión el 14 de enero y expuse mis dudas sobre la conveniencia de crear un partido político. No volví a asistir a ninguna reunión más y no entiendo por qué se me ha vinculado a esa formación", explicó .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine