26 de agosto de 2017
26.08.2017
La nueva estrategia regional para el manejo | de los desechos

Prudencia y recelo en los partidos políticos y gran rechazo ecologista a la "vía Hunosa"

El Ayuntamiento de Mieres "sospecha" del silencio sobre el futuro de la térmica de La Pereda en el nuevo plan de residuos

26.08.2017 | 02:49
Central térmica de La Pereda, en Mieres.

El acuerdo alcanzado por el Principado y Hunosa para involucrar a la empresa minera en la nueva estrategia de residuos situó ayer a los principales partidos políticos de Asturias entre la prudencia y el recelo. La reacción de los colectivos ecologistas fue del todo rotunda, con un rechazo frontal y paliativos.

El PP dejó entrever su malestar con la forma de presentación del plan de residuos y muchas dudas y reparos sobre el acuerdo suscrito por el Gobierno socialista con Hunosa. "Es un plan que empieza mal, y lo que mal empieza, peor acabará. Tampoco queda claro qué sucederá con la incineradora; no es que la descarten ni la desechen. Podemos entender que ya la tienen, porque si van a quemar en la central de Hunosa en Mieres, no sabemos a qué atenernos", valoró el diputado autonómico Matías Rodríguez Feito."Tampoco queda claro el tema económico, porque, ¿quién va a acabar asumiendo todo el gasto que va a suponer quemar la basura en Hunosa?", preguntó el parlamentario popular.

El portavoz de Podemos en la Junta General, Emilio León, dejó claro que las preferencias de su partido en materia de gestión de residuos van por una vía que no es precisamente la de Hunosa. "Si se va a hacer una inversión fuerte, preferimos que se destine a la separación en origen y no al sostenimiento económico del Grupo Hunosa o de las cementeras", afirmó el diputado de la formación morada. "El 90 por ciento de los residuos es reciclable. Si las cosas se hacen bien, la recogida selectiva debería aproximarse a esa cifra", indicó León, quien lanzó una pulla en clave política a PSOE e IU: "Después de enterrar el pacto de investidura lo reciclan para presentarlo como un éxito negociador".

Izquierda Unida, que consideró una "victoria" el rechazo definitivo a la incineradora, marcó una distancia prudente con la "vía Hunosa" a la espera de conocer los detalles. "Nos surgen muchísimas dudas sobre la capacitación de Hunosa para realizar la valorización química", planteó Ángel García, técnico en gestión ambiental y especialista en residuos que es el representante de la coalición en Cogersa. "Es bueno que se abra una línea de investigación y que se quiera situar en Asturias con Hunosa, pero no nos cuadran los plazos porque llevaría al menos 5 años", añadió el asesor de IU, quien subrayó la oposición frontal a la valorización energética. "No la creemos necesaria, oportuna ni correcta ni en Hunosa no en las cementeras".

En Foro, la valoración también quedó a expensas de un conocimiento más detallado del alcance del acuerdo con Hunosa. "Cualquier propuesta para rentabilizar la gestión de residuos puede ser positiva, siempre y cuando no perjudique al medio ambiente, lo que exige apostar por la tecnología más avanzada", planteó la diputada Carmen Fernández.

El portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, hizo hincapié en la necesidad de "profundizar mucho y guardar todas las precauciones sobre el sistema nuevo que se pretende implantar en La Pereda, que no puede ser una pequeña incineradora sin filtros". El diputado del partido naranja se decantó por potenciar la selección en origen, la gran asignatura pendiente para mejorar las tasas de reciclaje.

El gobierno de Mieres supo de estos planes a través de la información publicada en LA NUEVA ESPAÑA. "No teníamos ningún anuncio anterior y esta situación nos parece, cuanto menos, sospechosa", afirmó el alcalde en funciones, Manuel Ángel Álvarez (IU). El responsable municipal insistió en que "no se nos ha comunicado nada oficialmente, no tenemos nada de información ni de parte de Hunosa ni del Principado". Es por eso que prefiere "tener prudencia" y esperará a conocer todos los detalles: "Confiamos en que se nos convoque para mantener una reunión por parte de la empresa minera o de la Administración", añadió Alvarez.

Los ecologistas coincidieron en la respuesta contundente y totalmente contraria a realizar en Hunosa la valorización energética del combustible sólido de residuos. "Es un despropósito y un disparate que no tiene pies ni cabeza. Quemar residuos es complicado. La térmica de La Pereda está preparada para quemar carbón. Con la basura no se puede jugar", afirmó Fructuoso Pontigo, de la Coordinadora Ecologista. Ignacio Martínez, del Conceyu contra la incineración, advirtió de que "no se pueden volver a repetir errores anteriores. No se puede hacer una estrategia de residuos en función de un acuerdo previo con Hunosa. Quemar la basura no puede ser el salvoconducto para el futuro de Hunosa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine