21 de noviembre de 2017
21.11.2017

El Principado lanza una campaña contra el tabaco para el colectivo gitano

Cuatro mediadores de este colectivo realizarán acciones de concienciación en los mercados y centros de culto de Asturias

21.11.2017 | 14:16

La Dirección General de Salud Pública y la Asociación Gitana Unga impulsan una campaña de comunicación para sensibilizar a este colectivo sobre los peligros del tabaco, centrada especialmente en los riesgos que entraña la exposición de los menores al humo, ya sea en sus domicilios, vehículos de locomoción u otros recintos cerrados.

La campaña ha arrancado hoy en el mercado de Pola de Siero y el próximo jueves será presentada en el Ministerio de Sanidad, en Madrid, dado que se trata de una actividad pionera en España, ya que sólo Asturias y Navarra cuentan con programas de colaboración estables con colectivos gitanos. Su desarrollo se basa en el consejo breve entre iguales, que provoca un efecto conocido como bola de nieve, y con el que se espera llegar al menos al 80% de esta comunidad en Asturias a través de los mercados y centros de culto.

Cuatro mediadores de la asociación, identificados con una camiseta de la campaña, serán los encargados de explicar las ventajas que conlleva dejar el consumo de tabaco y algunos de los efectos negativos que produce este hábito, como los daños a la salud, el quebranto económico, el efecto perjudicial que tiene la exposición de los menores al humo de tabaco y su relación con enfermedades como el asma y otras aún más graves. Además, se insiste en el mal ejemplo que supone para los menores que sus padres sean fumadores.

Uno de los valores de la campaña es que tanto el diseño de los materiales como el lenguaje que utilizan han sido concebidos por mediadores de Unga para buscar una mejor comprensión, cercanía y aceptación, lo que se percibe muy bien en tres de los lemas centrales: No fumar en la furgo, no fumar en casa y no fumar delante de tus chaborros.

La I Encuesta de salud Infantil de la comunidad gitana en Asturias (2014) revela que dos de cada tres menores (63,9%) están expuestos al humo del tabaco en el hogar, una cifra muy superior a la que se registra en la población general, donde son uno de cada tres. Las niñas de esta etnia están más expuestas (68,8%) que los niños (59,4%), bien porque se fuma con más asiduidad delante de ellas o porque permanecen durante más tiempo en el hogar.

Respecto a la edad, los datos reflejan cómo se va relajando la costumbre de no fumar delante de los menores conforme se van haciendo mayores. El grupo ante el que menos se fuma es el de los más pequeños, de manera que entre 0 y 2 años están expuestos al humo el 50%. En el siguiente grupo de edad, de 3 a 5 años, están expuestos el 55%; entre los 6 y los 11 se produce un salto cuantitativo y se fuma ante el 66,7%. El grupo más expuesto es el de los menores de 11 a 15 años, con un 71% de fumadores pasivos. Esta alta exposición a un factor cancerígeno como el humo de tabaco hace que su reducción se considere una acción prioritaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine