Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos hechos que inquietan sobre el covid: aumento de casos y brote en un gran geriátrico de Oviedo

El Ministerio y las comunidades suprimen los aislamientos de los casos leves y asintomáticos y limitan las pruebas a las personas vulnerables

Datos inquietantes, un brote que preocupa y una nueva fase de control del covid más relajada. Asturias registró 1.825 casos de infección por coronavirus el pasado fin de semana, entre el viernes y el lunes. Esta cifra implica una nueva subida de las tasas acumuladas en la región, tanto a siete como a catorce días. Mientras la incidencia decrece en el conjunto de España, en el Principado lleva más de dos semanas aumentando. Durante las cuatro jornadas citadas, fallecieron siete personas por esta causa (cuatro mujeres y tres hombres) con edades comprendidas entre 56 y 99 años.

Brote preocupante

Entre tanto, vuelven a suceder eventos que pueden ser aislados, pero que resultan preocupantes y no cabe descartar que sean precursores de una nueva fase de complicaciones. La residencia de mayores Santa Teresa, la más grande de Oviedo, ha registrado un brote que preocupa a los médicos. El dato que origina más zozobra es que el foco no está circunscrito a un sector sino que afecta a varias plantas. Se están efectuando pruebas PCR y se baraja la posibilidad de que varios de los afectados puedan acabar requiriendo hospitalización. “Confiemos en que esto no signifique que volvemos a empezar”, indicó ayer un buen conocedor de la pandemia de covid-19.

Gripalización

La Comisión de Salud Pública dio ayer luz verde a la nueva estrategia que normalizará el covid a partir del próximo lunes, día 28. Se eliminarán los aislamientos de los casos leves y asintomáticos, las cuarentenas de sus contactos y la realización de pruebas con carácter general. Los directores de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y de las comunidades han establecido que, a partir de esa fecha, los test diagnósticos tan solo se harán a personas vulnerables (mayores de 60, inmunodeprimidos y embarazadas) y ámbitos vulnerables (sanitarios y sociosanitarios), así como a los casos graves, en los que se focalizará a partir de ahora la vigilancia.

Valoración del médico en los leves

El diagnóstico de pacientes con sintomatología leve compatible con covid-19 se dejará a criterio del profesional, de manera que se realizará según las necesidades de manejo clínico del mismo.

Sin aislamientos

En esta nueva etapa de la pandemia, los casos confirmados leves, y también los asintomáticos, no tendrán que hacer aislamiento ni los contactos estrechos cuarentena –que en ambos casos es de siete días–, pero se les recomendará aplicar medidas preventivas, como la utilización de mascarilla en todos los ámbitos y evitar contacto con personas vulnerables.

Protocolo de residencias

Los centros sanitarios asistenciales o sociosanitarios podrán implementar medidas específicas de aislamiento y control. A falta de que se publique el texto, la estrategia mantiene un aislamiento en residencias de cinco días, que se levantará si el quinto transcurre sin sintomatología, aunque los trabajadores deberán tener además una prueba de antígenos negativa. Lo mismo se aplica a los pacientes hospitalizados: también tendrán que aislarse cinco días y obtener un test negativo.

Alta tasa de vacunados

La Comisión de Salud Pública justifica estos cambios en los altos niveles de inmunidad: el 92,3 por ciento de los mayores de doce años han completado la pauta y más del 91 por ciento de los mayores de 60 tienen la dosis de refuerzo. Estas cifras han determinado un cambio en la epidemiología del covid que permite una transición hacia una estrategia diferente, focalizada en personas y ámbitos vulnerables y casos graves.

Asturias cumple los requisitos

Esta nueva estrategia entrará en vigor el próximo lunes, siempre y cuando los indicadores de utilización de servicios asistenciales se encuentren en nivel de riesgo bajo. Es decir, que los pacientes covid no ocupen más del 5 por ciento de las camas ordinarias de los hospitales y el 10 por ciento de las unidades de cuidados intensivos (UCI). Asturias cumple estos requisitos, al menos por el momento. En la mañana de ayer estaban ingresadas por covid en los hospitales de la región 131 personas: 115 en planta (3,75 por ciento de ocupación) y 16 en UCI (5,6 por ciento). El pasado viernes eran 121: 110 en planta y 15 en UCI, lo que parece marcar una lenta, pero persistente, tendencia a la baja que habrá que ver cómo evoluciona en los próximos días.

En busca del sistema centinela

La nueva forma de controlar la pandemia estará vigente mientras no se produzca “un cambio significativo” en la tendencia que apunte a una circulación no controlada o un cambio en la situación epidemiológica que requiera restaurar medidas de vigilancia y control a propuesta de la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta. La idea es que se prolongue hasta que se implemente del todo el sistema centinela de vigilancia de infecciones respiratorias agudas similar al de la gripe. Tal y como se comprometieron la ministra Carolina Darias y los consejeros hace un par de semanas en la llamada “declaración de Zaragoza”, se pondrá en marcha antes del primer trimestre de 2023.

Detectar cambios

En este tiempo, se mantendrán operativas las estructuras extraordinarias de vigilancia y control puestas en marcha durante la pandemia para monitorizar indicadores clave que permitan detectar precozmente cambios en la situación que puedan requerir reimplantar medidas de control.

Compartir el artículo

stats