Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un grave y precoz problema en Asturias: uno de cada siete adolescentes apuesta online con la identidad de un mayor de edad

Una encuesta de Ludópatas Asociados en Rehabilitación (Larpa) advierte del aumento del juego entre menores y pide medidas coercitivas

Una encuesta elaborada por Ludópatas Asociados en Rehabilitación (Larpa), realizada entre 1.264 jóvenes de 3º y 4º de ESO, Bachillerato y FP, revela que los adolescentes cada vez apuestan más a pesar de que lo tienen prohibido por ley. Un 13,77 por ciento, esto es, uno de cada siete (174 de los encuestados), juega a las apuestas online. “Es tanto más preocupante por el hecho de que para hacerlo han tenido que suplantar la identidad de una persona mayor de edad, como sus padres y abuelos”, explicó este miércoles el presidente de Larpa, Máximo Gutiérrez. Si se suman todos los juegos online (póker, bingo, casinos, tragaperras y las apuestas deportivas), se descubre que juegan un 41,77 por ciento de los encuestados.

En cuanto a los juegos presenciales, se constata que uno de cada tres juega al Rasca de la ONCE, y que uno de cada cinco a las quinielas o las loterías. “Se nos está disparando el juego a la lotería entre los adolescentes, llevamos advirtiéndolo hace muchos años. No porque el juego sea público deja de ser juego y tenemos que actuar. Siempre se nos dice desde la Administración que en Asturias los menores no juegan, porque no hay expedientes. Pero sí lo hacen y hay que mirar cómo acceden al juego para poner medidas, incluso coercitivas y abrir expedientes”, indicó Máximo. En conjunto, el 58,86 por ciento de los encuestados juega a algún tipo de juego. ¿Por qué lo hace? Mayoritariamente por diversión, pero también porque juegan sus amigos o por ganar dinero.

Pero hay un aspecto preocupante. De los encuestados, un tres por ciento, esto es, 38, ya presentan rasgos de juego patológico, y otros 60, el 4,75 por ciento, practica un juego de riesgo que puede llegar a derivar en trastorno de juego.

La asociación llama la atención sobre una nueva modalidad, como es la adicción a las criptomonedas. “No tenemos pacientes, pero ya hemos recibido llamadas de familias preocupadas. Es una adicción al alza”, indicó Gutiérrez. Y también criticaron los llamados “cofres botín” de los videojuegos, que, indican, es una forma de introducir a los menores en el juego. Consumo prepara una regulación.

Hasta 10.000 ludópatas

Larpa cumple diez años, durante los cuales ha atendido a 517 pacientes, de los que solo el 9 por ciento son mujeres, pese a que un tercio de jugadores son mujeres. Del conjunto de los pacientes tratados, un 56,41 por ciento son mayores de 35 años, y en su mayoría adictos a tragaperras, pero hay cada vez más jóvenes que inician el tratamiento, enganchados a juegos online. Si en 2016, los pacientes de entre 20 y 30 años eran un 3,92 por ciento, en 2021, esa franja representa ya el 20,44 por ciento, uno de cada cinco. Larpa advierte también de que en Asturias hay entre 3.000 y 10.000 ludópatas, de los cuales solo 200 reciben tratamiento. Y piden más campañas y recursos para que ayudar a estas personas.

Compartir el artículo

stats