De un catarro a un coma inducido

Una abuela avilesina denuncia que su nieto de ocho meses pasó tres semanas en la uci por un supuesto error de diagnóstico

14.05.2008 | 02:01
Amelia López Álvarez, con los informes médicos sobre el estado de su nieto.
Amelia López Álvarez, con los informes médicos sobre el estado de su nieto.

Un bebé avilesino de ocho meses se recupera en el Hospital Materno Infantil de Oviedo tras pasar tres semanas en la uci. La familia asegura haber pasado un auténtico calvario que achaca a un supuesto error médico cometido en el San Agustín. «Queremos hacer público nuestro caso para que nadie pase por nuestra situación. Creímos que perdíamos al pequeño, y que se podría haber evitado», afirmó ayer Amelia López Álvarez, abuela materna del bebé.

A. P. G.

Un supuesto error médico ha desembocado en un calvario para un bebé avilesino de ocho meses, según denuncia su familia. El pequeño, que tuvo que ser ingresado en cinco ocasiones en el Hospital San Agustín, fue trasladado por petición de la familia al Materno Infantil de Oviedo, donde entró en un coma inducido del que salió hace tan solo unos días y del que ahora se recupera, según explicó ayer a este periódico la abuela materna, Amelia López Álvarez.


«Después de cinco ingresos, en los cuales sólo se le diagnosticó una bronquiolitis que derivó en una neumonía, mi nieto pasó más de tres semanas en la uci del Hospital Materno Infantil de Oviedo, al que queremos agradecer cómo nos han tratado. Veíamos que nuestro niño no mejoraba en el de Avilés, que empeoraba, y pedimos su traslado a Oviedo. Nos dijeron que no era necesario y el pequeño acabó en la uci. Algo de razón tendríamos, ¿no?», relató la abuela. A pesar de que el bebé se recupera ya en planta, Amelia Álvarez no puede evitar romper a llorar por el calvario que dice haber pasado la familia durante el último mes.


Informes médicos en mano, la abuela, vecina de Versalles, añade que el bebé ingresó en el Materno Infantil con varias infecciones respiratorias y fracaso respiratorio, por lo que los facultativos tuvieron que inducirle un coma. «Si no protestamos, hoy no tendríamos con nosotros a nuestro pequeño, al que hemos visto entubado, con ventilación artificial, con sondas (...). Creíamos que lo perdíamos y que se podría haber evitado. Queremos hacer pública esta situación para que nadie pase lo mismo que nosotros porque sabemos que casos como el que estamos viviendo hay muchos pero no salen a la luz», explica la abuela del bebé, que quiso agradecer el apoyo recibido por parte de vecinos e, incluso, desconocidos. «No tenemos palabras para agradecer tantas muestras de apoyo», apuntó.

Enlaces recomendados: Premios Cine