Libros para divertirse en las tardes largas de la primavera

Las palomas y los faroles

 
Las palomas y los faroles
Las palomas y los faroles  
 MULTIMEDIA

LUIS M. ALONSO Cerca del mediodía observo los tejados y no veo nada que me resulte nuevo. La única novedad desde las alturas suelen ser las grúas. No hay apenas grúas. En la calle de La Cámara, cinco ratas con plumas acechan encima de una farola. No me referiré a las ratas, más conocidas por palomas, pero sí a ese tipo de farolas que se ven en la foto, que no son dignas, como resulta evidente, de la principal calle de Avilés. Una calle del casco histórico no debería tener postes de luz como los de una carretera. Es más que una cuestión estética.


Me pregunto si alguna administración de las dos que nos resultan más próximas está dispuesta a encargar un informe para explicar por qué las palomas se suben a lo alto de las farolas. ¿No les parece un asunto recurrente? Pues a mí, sí. Sobre todo desde que he leído que el tripartito de Cataluña contrató informes con personas afines sobre la población del pescado azul, el seguimiento de la concha brillante, un estudio del murciélago Nana como control de la plaga de la mariposa del arroz en el delta del Ebro, el seguimiento del escarabajo de las palmeras, sendos estudios acerca de las aves esteparias y de la trufa negra de los Pirineos, otro más sobre los mercados discográficos de Canadá, Estados Unidos, México, Brasil, Argentina y Chile; otro de cómo se deben colocar los libros en las bibliotecas públicas de Gerona, Tarragona y Lérida; un censo para el plan integral del circo, un diseño de parchís y puzle de la casita de cartón recortable, otro estudio más sobre la ventilación natural de los patios, una bibliografía selectiva sobre la imaginación (?) y un análisis sobre los factores y el manejo del cultivo de la chufa. Todos ellos, desde luego, asuntos de vital importancia para el común de los mortales, pero que sumados a unos cuantos más hasta alcanzar la escalofriante cifra de 1.583 informes técnicos le han supuesto al erario 31 millones de euros en 2007. La Fiscalía está investigando los contratos a dedo mientras Montilla, qué cosas, exige más financiación por parte del Estado.


La chufa, que aquí no se prueba ni en horchata, ha tenido un episodio memorable estos días en el Níger, protagonizado por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Mari Tere - «yo tenía una granja en África al pie de las colinas de Ngong»- es la antítesis de Karen Blixen y sale a bochorno por viaje. Ella misma se ha sorprendido de que la fotografiasen al lado del polígamo, socio de un chufero de Valencia establecido en ese país sahariano. «Estoy horrorizada», dijo la Vicepresidenta, sin tener en cuenta, o sin tenerlo sus asesores, que lo de la poligamia es en Níger y desde hace siglos la norma -cuantas más mujeres mayor signo de riqueza- igual que en la tierra de Mari Tere lo típico es la paella. Para acabar de rematar la jugada el sector de la chufa ha acusado a De la Vega de fomentar la competencia desleal por promocionar al chufero valenciano de Níger, donde pagan precios ridículos a los recolectores.


Oscar Niemeyer junior, es decir el nieto de Oscar Niemeyer senior, ha comido unas croquetas de fabada y un pixín a la asturiana en Madrid en compañía de una periodista de «El País». Ha dicho que el proyecto de su abuelo para esta ciudad «transformará en cultural una cuenca siderúrgica». La periodista ha destacado lo esencial del intercambio de impresiones en el restaurante: «Al abuelo le sienta bien la abuelastra». Otro informe que se podría encargar es el de los efectos de las abuelastras sobre los abuelos a ciertas alturas de la vida, referido claro está al caso Niemeyer.


La concejala esposa del presidente local del PP y diputado de la Junta General ha dicho en una entrevista que ella lleva más años de militancia que su marido, por lo que, según recalca, tiene todo el derecho a ser concejala en el Ayuntamiento de Avilés formando parte de la lista que ha hecho él. La entrevista versa fundamentalmente sobre una excusa no pedida que, como ya saben, se traduce inmediatamente en una manifiesta acusación. Explica la concejala que es machista considerar que ella no tiene una valía personal para desempeñar el cargo, cuando la duda que revolotea no es precisamente por cuestiones de machismo, sino de nepotismo.


Pese a la veterana militancia -«empecé a ir al partido, con mi padre, siendo niña»- y el hecho de que a su marido haya que colocarlo al margen de su vida en el Ayuntamiento, la entrevistada admite al entrevistador que de no ser esposa de quien es no habría rechazado la liberación con sueldo que se le proponía. «Sé que a él le pueden perjudicar cuatro que hacen mucho ruido», ha dicho la concejala refiriéndose esta vez a su vertiente conyugal.


En otra pregunta oportuna del entrevistador, la entrevistada sostiene que criticar la subida de sueldo de la esposa del concejal socialista de Cultura, dando a entender que la ha beneficiado desde el cargo, y lo suyo son cosas distintas. Vaya. La pregunta es si también lo es, como hizo el Partido Popular avilesino, acusar públicamente a la Alcaldesa de favorecer a su supuesta novia, invocando el nepotismo, no las inclinaciones sexuales. He aquí una particularísima versión de la paja en ojo ajeno y la viga en el propio.


El asunto cobra urgencia. ¿Por qué las palomas trepan hasta lo alto de las farolas? ¿Para cuándo un informe sobre los faroles?

Novela literaria


Confieso que no había leído nada de Alan Bennet hasta «Una lectura nada común», la traducción que ha publicado Anagrama de la obra de esta autor. El libro del que escribo es un entretenido juego de fábulas literarias bien tramado y con un sentido del humor francamente envidiable. La reina Isabel de Inglaterra descubre un asesor literario en un pinche de cocina (Norman) que está leyendo a Cecil Beaton. La Reina se interesa, primero por Proust y acaba haciéndolo por Genet. No hay nada que reprochar sobre sus gustos literarios. «Fue un verano inmundo, frío, húmedo e improductivo, en que las escopetas refunfuñaban cada noche ante su mísero morral. Pero para la reina (y para Norman) fue un idilio. Rara vez habrá podido haber mayor contraste entre el mundo de un libro y el lugar en que ha sido leído, reina y paje enfrascados en los sufrimientos de Swann, las nimias vulgaridades de Madame Verdurin y los desatinos del barón de Charlus, mientras en las cimas mojadas de las colinas las escopetas tocaban a retreta y por el vestíbulo se arrastraba algún que otro venado muerto y empapado». Una novela corta de contenido altamente literario muy recomendable.


El abismo irlandés


Y de la que vamos con las traducciones, otra sugerencia es la reedición de la novela «El delator», de Liam O'Flaherty, que en España ha editado Libros del Asteroide, basada en los inicios del conflicto irlandés y que llevó al cine John Ford en 1935. Gypo Nolan, el protagonista, desafía al IRA, aunque sin citar el nombre de la organización, en Dublin La espuma de las horas

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Avilés

Farmacias en Avilés

Todas las farmacias de guardia hoy en Avilés

 
 
Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

 
 

Ocio en Avilés

Cartelera

Cartelera

Consulta los últimos estrenos en los cines del Centro Comercial de Trasona

 
 
Agenda

Agenda

Conciertos, exposiciones... ¡No te pierdas ningún espectáculo!

 
 
Centro Niemeyer

Centro Niemeyer

Consulta todos los eventos del Centro Niemeyer de Avilés

 
 
Teatro Palacio Valdés

Teatro Palacio Valdés

No te pierdas las próximas obras de teatro en Avilés

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine