El desarrollo urbanístico de la ría, medio siglo después
 

Divina Pastora, camas de ayer y mañana

Los terrenos que albergaron en barracones a miles de trabajadores de Ensidesa están llamados a convertirse en nueva área residencial de la ciudad

 

Elisa CAMPO

1958. Un polvoriento tren traquetea por las vías a su paso por Divina Pastora. Es domingo por la mañana, y por la ventanilla los pasajeros ven los barracones de obreros de la empresa Entrecanales. En el exterior de las naves, sentados sobre ladrillos y mirándose en trozos de espejo que cuelgan de la pared, los trabajadores que levantan Ensidesa afeitan sus barbas y se dejan cortar el pelo con la misma tranquilidad que si estuvieran en una barbería. Divina Pastora, los terrenos que están llamados a convertirse en la nueva zona residencial de Avilés, fueron hace medio siglo lugar también de residencia, pero de un tipo muy distinto. Miles de trabajadores ocuparon las literas instaladas en los barracones y engulleron garbanzos a diario en las mesas del comedor, mientras comentaban el último accidente en Ensidesa y soñaban con unos ahorros que les permitieran traer a sus familias a Avilés, o casarse, o conseguir una casa para poder abandonar el barracón. Divina Pastora era aquellos años el rostro del esfuerzo.


Entre 1950 y 1959 una gran masa obrera llegó a Avilés. El trabajo abundante y seguro que ofrecía la construcción de Ensidesa fue un reclamo que se extendió como un reguero de pólvora por todo el país. En pocos meses, literalmente, la población se duplicó, y en todo el período la multiplicación fue mucho mayor. Comenzaron entonces unos años difíciles, hasta que fue construyéndose la vivienda necesaria para albergar a la población, principalmente en los barrios periféricos, y se fueron terminando los problemas sociales, higiénicos, de hacinamiento y de inseguridad.


«Avilés cambió de la noche al día, tenía 18.000 o 20.000 habitantes y de repente vinieron más de 20.000 a trabajar», explica Ramón Rodríguez Álvarez, uno de los testigos de aquel cambio. Este avilesino residía entonces en la calle Llano Ponte y, después de ganarse la vida con la compra y venta de ganado, comenzó a trabajar para la construcción de Ensidesa como transportista de materiales: primero con carro, y luego, ya motorizado. «Con el camión entré en la cooperativa de transportes, que tenía una concesión de extraer la escoria de los hornos altos», explica.


Miles de toneladas de cemento, guijo, hierro y arena fueron necesarias para cimentar y levantar un conjunto de construcciones que cambiaron Avilés para siempre y de las que hoy, sólo medio siglo después, apenas quedan los restos. Cuenta Ramón Rodríguez que llegó a trabajar para Entrecanales de día y para Duarte por la noche, un reflejo de la dureza del trabajo de aquellos años. Padecía turnos de doce horas, por ejemplo, como otros muchos trabajadores Héctor Prieto García, un gallego que llegó a Avilés con 17 años, después de pasar por las obras de construcción de varios saltos de agua en Castilla y León. «Cuando entré en Entrecanales, en 1954, comencé a vivir en los barracones de la zona de Llaranes, a la entrada de la carretera de Gijón. Cobraba quinientas pesetas a la quincena y me quitaban unas cuatro pesetas para dormir y comer», afirma.


Aunque barracones se habilitaron en distintos puntos de la comarca avilesina, no todos eran igual. Muchos, como los de Llaranes, estaban habilitados dentro de las mismas construcciones que después se convirtieron en casas para las familias de los trabajadores de Ensidesa. Sin embargo, los de Divina Pastora, y también los de Garajes -hay quien añade los que Duarte construyó en Marzaniella-, eran los peores, naves levantadas a toda prisa para poder albergar por vía de urgencia a los miles de obreros recién llegados. Uno de esos era Eugenio Gutiérrez. «Y gracias a Dios que encontré los barracones. Era pobre, llegué a Asturias con cinco duros».


Como si fuera el inicio de un pasaje bíblico, este extremeño recuerda: «Al principio era todo barro. Todo era un valle de lágrimas, pantanoso. Para levantar Ensidesa tuvieron que clavarse muchos pilotes para ir cogiendo firme». De la que llegó a la Jerusalén industrial tuvo que compartir un hórreo en el alto de Villalegre con un andaluz; cada uno pagaba seis pesetas por el alquiler. Luego, en cuanto pudo, se fue a los barracones. «Allí te costaba diez pesetas, pero te daban comida; tenía cuenta, era más barato». Corría el año 1955. Dos años después ingresó en la Policía Local, y pudo despedirse de las duras literas. «Yo ya era mayor, quería un trabajo fijo». Los barracones siguieron todavía mucho tiempo.


Los hórreos no fueron los únicos que se vieron plagados de dormitorios improvisados. Según relata el investigador del Archivo Histórico Alberto del Río, la iglesia de San Nicolás de Bari, por ejemplo, se abría de noche para que la gente durmiera. Los aspirantes a un futuro próspero también encontraban acomodo nocturno en los tubos de los colectores, en cuadras alquiladas, en las naves Balsera, en desvanes, y hasta en el mismísimo palacio de Peñalver, según explica José Carlos Valdés, vecino de Llaranes.


Era la época de las «camas calientes», colchones que compartían obreros que trabajaban en distintos turnos. Los menos afortunados dormían a la intemperie y llegaban incluso a fallecer, como recoge Jorge Bogaerts en su trabajo «El mundo social de Ensidesa», agotado desde hace años en las librerías. «Se puede decir que había tres tipos de barracones: los que explotaba una persona o un grupo que los había construido, los que eran propiedad de las empresas, y uno, el de Castro Maderas, estaba gestionado por una sociedad dirigida por un sacerdote», explica Del Río. Además los avilesinos solían alquilar a los «coreanos» habitaciones con derecho a cocina.


Lo de la cocina, de todas formas, merece párrafo aparte. Las grandes constructoras de Ensidesa, Duarte y Entrecanales, ofrecían servicio de comedor. Para entrar era necesario presentar el vale de la empresa. Más de dos y de tres veces recogió los cupones Teodoro Pozo Coto en los comedores de Divina Pastora. Este leonés, que de aquella era empleado en el puesto regulador de pescadería, en Hermanos Orbón, iba a echar un cable a un amigo suyo, hermano del responsable de los barracones. «Mi amigo se ponía a un lado de la puerta y yo al otro a coger los cupones, para que él acabara antes». Garbanzos día sí y día también era el menú habitual de los comedores. Héctor Prieto fue de los que los sufrieron, en el de Garajes. «Había que llevar el plato de aluminio y la cuchara, y te echaban los garbanzos de las optas». Este comedor era regentado por Laureano Lloriana, hermano del empresario Manolo Lloriana, según recuerda Prieto.


Los fines de semana, cuando quedaban horas libres para el asueto, la bebida corría en exceso. «Los sábados y los domingos la gente bebía mucho. Iban a cantar por los bares, había muchos Antonio Molina», dice con sorna Teodoro Pozo. Y reflexiona: «Los campaneros eran los más conflictivos, eran los que más dinero manejaban. Ellos salían a beber y a cantar por si al día siguiente ya no vivían, como si los demás tuviéramos la vida asegurada». Los bares del entorno eran un foco de prostitución, y cuando era día de cobro, había cola para entrar en los locales, según cuentan los que vivieron aquella época.


Un nuevo tren pasa ahora junto a los terrenos de Divina Pastora. Después de la erradicación del chabolismo, y pese al deterioro actual de los terrenos situados entre la avenida de Gijón, Los Canapés y las vías de la Renfe, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Avilés prevé la edificación de unos 4.800 pisos en estos suelos. La locomotora silba otra vez, pero ya sin barracones.


Noticias que hacen historia

Juan Carlos De la Madrid

Juan Carlos De la Madrid

Artículos sobre noticias de los dos últimos siglos de la Villa del Adelantado que han contribuido a desarrollar la impronta de la ciudad y sus gentes

Parando Villalpando
Esperando Contenido Widget ...


Imágenes del día

La actualidad en fotografías

La actualidad en fotografías

Todas las fotografías de las noticias en una única página

 
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Venta de pisos

Piso en venta con 79 m2, 2 dormitorios en

Piso, con 79 m2, Reformado, 2 dorm, 1 baños, 2 armario(s) empotrado(s), .DOSver más

Piso en venta con 46 m2, 1 dormitorios en

Piso, con 46 m2, A estrenar, 1 dorm, 1 baños, cocina Amueblada, conver más

Piso en venta con 73 m2, en Piedras Blancas

Piso, con 73 m2, .C/ REY PELAYO. Piso a estrenar, céntrico y soleado, Sup.ver más

Piso en venta con 81 m2, en Piedras Blancas

Piso, con 81 m2, 3 armario(s) empotrado(s), Orientado hacia el Suroeste,ver más

Piso en venta con 83 m2, en Piedras Blancas

Piso, con 83 m2, 2 armario(s) empotrado(s), .Vivienda de 2 dormitorios aver más

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya