23 de mayo de 2010
23.05.2010

Avilés suena a Dylan

La villa del Adelantado celebra el cumpleaños del músico de Minessotta y la escena asturiana le regala un festival con las mejores versiones de sus temas más conocidos

23.05.2010 | 14:10

Saúl FERNÁNDEZ

Bob Dylan no se anda por las ramas. Cuando ama, ama y cuando busca respuestas no para hasta encontrarlas. En 1966 publicó el primer disco doble de la historia. Lo tituló «Blonde on blonde». Dentro de aquel disco estaba «I want you», una de sus canciones pop de amor más reconocidas, pura declaración de intenciones. A media tarde, ayer, volvió a sonar «I want you», aunque, en esta ocasión, en la voz de Nacho García, uno de los participantes del festival que cerró el ciclo «Avilés Arte Sonoro» de esta primavera, un homenaje al autor de Minnesota, que el lunes va a cumplir sus primeros sesenta y nueve años con la admiración, la devoción y la oración de la mitad de la escena asturiana.


El festival se celebró en el auditorio de la Casa de Cultura, después de las siete, previendo las repercusiones futboleras. La respuesta del público fue mitigada por el excelente sol, por el día de playa. Fue un festival íntimo, pero un diamante en la memoria. Bob Dylan, cronológicamente, se encarnó en Pablo Valdés -que abrió la tarde-, Tete Bonilla y Juanjo Mintegui, los «Stormy Mondays», Toli Morilla, Edu Vázquez -que sonó como el propio Dylan-, «Los Maurizios» y un montón más de invitados. Casi dos horas de deseo por las letras más tempestuosas del autor de Minnesota. Amor, crisis, respuestas perdidas en el viento, sociedad claustrofóbica y hasta las pocas ganas de trabajar en la granja de Maggie... Los invitados del festejo fueron saliendo al escenario con un orden y un sosiego inusitados: dos canciones y otro más al escenario. Entre medias, las sabias palabras de Jesús Ordovás, que fue el maestro de ceremonias y el que lo sabe todo del bardo norteamericano; cincuenta años de historia sobre los escenarios, uno de los inventores de la nueva música popular de hoy.


Esto fue ayer tarde. En la noche del viernes media docena de bares de Avilés programaron conciertos de homenaje previos a la celebración final, la de la Casa de Cultura. «Santo Jueves» bebió un par de sorbos de Dylan en El Cafetón; Manolo Abril, como «Tornaider», cantó por el de Minnesota en el Padul y «The Highlights» actuó en el Floro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine