23 de mayo de 2010
23.05.2010
Castrillón

Príncipes vistos con ojos de niño

l La resaca de la visita de los Príncipes l La nota infantil
Los alumnos del colegio Infanta Leonor retratan a don Felipe y doña Letizia el día después de su visita al centro

23.05.2010 | 14:10

Piedras Blancas,

Inés MONTES

La Princesa de Asturias porta corona rosa y se decanta por los tonos amarillentos y rosáceos para su vestimenta. Al menos así la recuerda la pequeña Andrea Piquín, alumna del colegio Infanta Leonor de Piedras Blancas. Los escolares, que el jueves recibieron la visita de don Felipe y doña Letizia, dedicaron parte de la jornada del viernes a plasmar con lápices y colores su visión personal de los futuros Reyes de España. Prácticamente todos ellos pintaron una enorme sonrisa a los Príncipes, rodeados de globos y bajo un enorme sol, y cambiaron el nombre de la princesa. Para ellos Letizia se escribe con c.


«Me lo pasé genial pero al final mi cabeza casi explota de tanto apretar los dientes para sonreír», explica el castrillonense Pablo Suárez mientras muestra su obra de arte. A Adrián Buil lo que más le agradó de la visita fue «comer los pinchitos». Su profesora dice de él que es «un poco trasto» aunque también «un gran dibujante». Y el niño lo demuestra dibujo en mano: el folio plasma a una princesa rubia y con unos enormes tacones y a un príncipe que saca a su esposa medio cuerpo. En su trabajo también aparece una corona dorada, globos y la placa que don Felipe y doña Letizia descubrieron para dejar constancia de su visita al colegio.


A Pelayo Gutiérrez, que de mayor quiere ser taxista y que ve al hijo del Rey Juan Carlos con orejas de soplillo, le «gustó más el Príncipe porque es más alto». Malena Gil García asegura que «los Príncipes son iguales que por la tele», aunque pinta a doña Letizia con una larga melena morena. «Sí que hablé con los Príncipes pero no me acuerdo de qué y le dije a la Princesa que mi compañero Marcos (Sánchez Méndez) quería hablar con ella. Eran altos y muy simpáticos y no me puse nerviosa», asegura. Tampoco alteró la visita principesca a Sheila Bueno Bango: «No me puse nada nerviosa y lo que más me gustó fue cuando soltamos los globos».


El que reconoce que le temblaron las piernas ante los Príncipes es Eduardo Rodríguez. «Tanto que no pude hacer el dibujo que nos encargó la profe en clase», relata haciendo referencia a la tarea que los alumnos tuvieron que realizar el mismo día de la visita. El viernes lo consiguió y se decantó por el blanco y negro.


A Marta de Castro Cordero y Estela Álvarez López lo que verdaderamente les divirtió el pasado jueves fue «poder pasar toda la mañana juntas». «Es que Estela es mi mejor amiga», aclara la primera. Mañana, lunes, vuelve la rutina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine