08 de mayo de 2012
08.05.2012

Raimundo Abando avisa de que no permitirá que la rula acabe en manos de armadores

El presidente, sabedor del deseo de varios empresarios de usar la cofradía para hacerse con el control de la lonja, blinda la entidad y ratifica al gerente

08.03.2012 | 04:40
Dos marineros, descargando cajas de xarda, ayer, en la rula.

Francisco L. JIMÉNEZ

El presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés, Raimundo Abando, quien a su vez ostenta la presidencia de la sociedad Nueva Rula de Avilés, desactivó ayer cualquier pretensión de cambiar el equilibrio actual de poderes dentro de la junta de accionistas de la lonja advirtiendo con rotundidad, en una reunión del consejo de administración, de que mientras él presida el Puerto «la rula funcionará bajo el control portuario, y si alguien pretende usarla en beneficio propio es que anda muy equivocado».


Abando acalla así los crecientes rumores que en medios pesqueros vinculan al grupo de armadores y pescadores erigidos en corriente alternativa al patrón mayor de la Cofradía «Virgen de las Mareas», Gregorio López, con una operación que tendría como primer objetivo hacerse con el control de la cofradía y, en segundo lugar -usando como palanca la propia cofradía-, hacerse cargo de la gestión de la lonja de pescado.


Para recalcar más aun su apuesta por el actual modelo de gestión de la rula, Abando llevó al consejo de administración, y logró sacar adelante, un acuerdo que amplía los poderes administrativos del gerente de la lonja, Ramón Álvarez. «Es una forma de afianzar al gerente, de hacer más ágil su trabajo y, de puertas afuera, un modo de dar a entender que goza de la plena confianza del consejo de administración», recalcó Raimundo Abando al ser preguntado por las razones de la ratificación expresa de los poderes de Ramón Álvarez. «Lo que nos interesa a todos es que la lonja funcione bien y que sus resultados mejoren; eso es lo único que toca ahora», aseveró el presidente portuario, dando a entender que serán bienvenidos los que sumen y que tendrán problemas los que tengan otros intereses.


Raimundo Abando quiere poner distancia entre la gestión de la rula y la polémica que salpica a la Cofradía de Pescadores «Virgen de las Mareas» desde que hubo elecciones en octubre. Esos comicios fueron anulados por el Principado y dos grupos antagónicos -el liderado por Gregorio López, el patrón mayor ahora desposeído del cargo, y el que encabezan armadores críticos como Yavi Rentería y José Ignacio Santiago- aspiran a ser los más votados cuando se repitan las elecciones. «La división no es buena, y yo, como presidente del Puerto y defensor de los intereses de la rula, lo que deseo es que unos y otros zanjen de una vez por todas sus diferencias; en ese sentido, y desde la más absoluta neutralidad, me he ofrecido a actuar de mediador», declaró Abando.


Gregorio López, miembro del consejo de la rula en representación de «Virgen de las Mareas», aprovechó la reunión de ayer para solicitar que la vicepresidencia de Nueva Rula de Avilés sea ocupada por un representante de la cofradía, una petición que el consejo someterá a estudio, según aseguró Raimundo Abando. A nadie se le escapa que el cargo de vicepresidente que ahora solicita López está ocupado por Luis Peláez, viceconsejero de Recursos Autóctonos, contra quien hace muy pocos días el patrón mayor avilesino arremetió con dureza acusándole de haber anulado sin fundamento legal alguno las elecciones en «Virgen de las Mareas» y de tramar un complot en connivencia con un grupo de armadores para «intervenir» la cofradía. Gregorio López no quiso valorar ayer lo ocurrido dentro del consejo de la rula.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine