Plan de choque contra la contaminación
 

El Puerto ampliará su vallado y revisará los métodos de trabajo para reducir la polución

Azsa, principal cliente de los muelles, gastará 7,5 millones en trasladar sus operaciones a la dársena de San Juan, más lejos del casco urbano

31.03.2013 | 03:58
Un camión, circulando en dirección a la dársena de San Juan de Nieva levanta a su paso una nube de polvo de carbón; a la derecha, la pantalla metálica instalada para reducir el efecto contaminante de los minerales pulverulentos.
Un camión, circulando en dirección a la dársena de San Juan de Nieva levanta a su paso una nube de polvo de carbón; a la derecha, la pantalla metálica instalada para reducir el efecto contaminante de los minerales pulverulentos.

Conseguir una mejor calidad del aire pasa a ser una prioridad para el Autoridad Portuaria de Avilés, que pretende reducir a medio plazo sus emisiones contaminantes. Y es que los elevados índices de polución derivados de la actividad portuaria tienen desde hace años a los muelles en el punto de mira de los ecologistas y de los vecinos que viven en sus inmediaciones. La batería de medidas que implantará el Puerto se enmarca en un plan de mejora del aire impulsado por la Consejería de Fomento a raíz de los datos de contaminación atmosférica registrados en la estación medioambiental del matadero, en el polígono de Las Arobias, muy cerca del recinto portuario. Este punto de medición registró un incremento de las partículas en suspensión tanto en 2011 como en 2012. De hecho, según los datos del Principado, los datos de calidad del aire han mejorado de forma general en los últimos años en Avilés... a excepción de Las Arobias y el entorno portuario.


La proximidad al puerto, donde se realizan operaciones de carga, descarga, almacenamiento y trasiego de graneles sólidos, se interpreta como una de las causas principales de los altos valores de contaminación registrados en Las Arobias; por eso las autoridades han decidido reforzar las medidas ambientales en los muelles. El presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega, explicó que la primera tarea, ya en marcha, será trasladar estas consideraciones a las empresas y usuarios que forman parte de la organización laboral de los muelles.


«Empezaremos a plantear en breve mejoras en la limpieza de los muelles», explicó Rodríguez Vega. Este propósito se traduce en varias medidas: recogida de materiales, mayor control de las cargas, cobertura con lonas para evitar el derrame de los materiales, ajuste de las cargas a la capacidad de los contenedores, maniobras más cautelosas para que las «cucharas» de las grúas bajen más y se genere menos polvo cuando sueltan su carga... «Estamos hablando con las empresas y los usuarios para ir poco a poco mejorando estas prácticas», apuntó el presidente portuario. Otra propuesta será reducir la velocidad del tráfico en el interior del recinto, para que se muevan menos las partículas de polvo.


Además, otra línea de trabajo implica la realización de inversiones. El Puerto tiene ya preparado el contrato para reforzar el cierre perimetral de sus instalaciones en la margen izquierda, desde la fábrica de Chemastur hacia Avilés. Ahora mismo, el cierre en ese tramo es de barrotes, pero se sustituirán por una valla metálica similar a la del tramo anterior, el más próximo a San Juan de Nieva. Otra compra que sopesa el Puerto es una máquina lavaruedas, para que los camiones no arrastren la suciedad a las calles.


En tercer lugar, la Autoridad Portuaria contratará un estudio con el Instituto Tecnológico de los Materiales (ITMA) para que analice el comportamiento de los graneles en función de los vientos y proponga barreras para evitar el impacto medioambiental. Otro cambio relevante que debería servir para reducir la presencia de polvo en el entorno portuario es el traslado previsto de las actividades de descarga de mineral de blenda a la dársena de San Juan de Nieva (en la actualidad se hacen en el muelle de Raíces). En este sentido, el pasado 15 de febrero la Consejería de Fomento emplezó a Asturiana de Zinc (la importadora de ese mineral) a iniciar la construcción en el plazo de un mes de una nave que sirva de almacén a sus acopios de blenda dentro delPuerto. La nave tendrá 20.000 metros cuadrados, una capacidad de almacenamiento de 180.000 toneladas y un coste de 7,5 millones de euros. Será el primer paso, seguido del traslado de la cinta transportadora que lleva el mineral desde el Puerto a la fábrica de cinc de San Juan de Nieva, para que Asturiana de Zinc centre sus actividades en la dársena de San Juan, donde supuestamente las emisiones contaminantes estarán más controladas y serán menos dañinas.


«Nunca podremos hacer desaparecer el cien por ciento de la contaminación, pero trabajaremos en todas estas medidas», señaló Rodríguez Vega. Los principales problemas de suciedad del aire están en la margen izquierda, donde se mueven mercancías de carbón, blenda, clínker... mientras que en la derecha el único granel es el coke, un tipo de granel que no produce tanta suciedad.

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine