La aluminera avilesina, en la cuerda floja

La plantilla tacha de "sarta de mentiras" la tesis que dio Alcoa en 2014 para cerrar

"Lo importante para que una fábrica de aluminio sea viable o no son los costes energéticos", insisten desde el comité de la factoría avilesina

11.09.2015 | 11:27
Cabecera de la multitudinaria manifestación que se celebró en Avilés en defensa de la industria.

La plantilla de la factoría de Alcoa en Avilés tacha de "sarta de mentiras" los argumentos que ofreció la multinacional a finales del año pasado para justificar el cierre de la planta de San Balandrán, que finalmente no se produjo. Los representantes de los trabajadores consideran que lo único que buscaba en aquel momento la compañía estadounidense era "desvincular el cierre de causas económicas, porque el grupo estaba en beneficios". "Lo importante para que una fábrica de aluminio sea viable son los costes energéticos. Alcoa utilizó esos argumentos para evitar que un juez echase abajo los expedientes de extinción que puso sobre la mesa", expusieron ayer desde el comité de empresa de Alcoa Avilés.

La multinacional aluminera argumentó entonces que "únicamente un cambio radical de la industria del aluminio primario, que implicara un cambio total de la estructura de costes, podría cambiar esa posición competitiva a largo plazo" de las plantas de Avilés y La Coruña, que a su juicio son las menos eficientes del grupo. Alcoa defiende que sendas factorías tienen como desventajas una estructura de costes menos eficiente derivada de una tecnología obsoleta (la Soderberg frente a la de precocido que utiliza San Ciprián), su menor tamaño (Avilés tiene una capacidad de 93.000 toneladas, y desde hace años se encuentra al 60% de actividad) y una mayor dependencia de los costes de la energía eléctrica (la luz representa el coste más importante en la producción de aluminio, en torno al 26%).

En el comité de empresa de la fábrica de San Balandrán subrayan que la tecnología Soderberg incrementa solo un 4% la factura de la luz respecto a la del precocido y defiende sus ventajas. "La de Avilés es la fábrica Soderberg con menos emisiones del mundo. Esa misma tecnología la tiene la planta de Lista (Noruega) y es la que tiene mejores resultados del grupo Alcoa. Lo que necesita Avilés es que se invierta en el mantenimiento de las instalaciones, en mejoras tecnológicas, que se aplique el plan de viabilidad que se hizo cuando Alcoa presentó el expediente de 2011. No se hizo nada", concluyeron las mismas fuentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine