Adiós, hermanas, tras 30 años

Los fieles de Piedras Blancas despiden con una misa a las tres monjas Hijas de la Caridad, que han sido trasladadas a Gijón

21.09.2015 | 04:41
Las hermanas Carmen, Simona y Bernarda, con el obispo auxiliar, Juan Antonio Menéndez.

Castrillonenses de cualquier credo, edad y condición abarrotaron ayer la iglesia de Piedras Blancas para despedir a sor Simona, sor Bernarda y sor Carmen, tres monjas de la orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que han sido trasladadas a Gijón después de más de tres décadas de trabajar con los vecinos del concejo. Las monjas gestionaban un bajo en la calle Gijón al que acudían los vecinos a realizar actividades. Además, formaban parte de Cáritas y participan activamente en todas las actividades de la parroquia. Durante años organizaron también actividades infantiles, sobre todo en Carnaval. Ayer por la tarde el templo se quedó pequeño para dar un "hasta luego" a las hermanas. El obispo auxiliar de Oviedo, Juan Antonio Menéndez Fernández y el párroco de Piedras Blancas, Juan Manuel Suárez, participaron también en el homenaje a las religiosas.

Los feligreses de Piedras Blancas y los vecinos del concejo en general recibieron con pesar la noticia del traslado de las monjas. La decisión de trasladar a las hermanas procede de la orden religiosa a la que pertenecen, según los feligreses. "La justificación es que las necesitan en otras localidades, pero aquí también las necesitamos porque han hecho una labor increíble", explicó una feligrés. "Las monjas llevan años ayudando a los vecinos que lo necesitan. Están totalmente integradas en la vida castrillonense y creemos que ya no tienen edad para traslados de ese tipo", señaló una vecina, que lamentó su partida.

La orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se fundó en Francia en 1633. La congregación fue fundada por San Vicente de Paúl y Luisa de Marillac con el nombre de Hijas de la Caridad y posteriormente se le agregó el nombre de su fundador para distinguir esta congregación de las distintas comunidades de caridad que, de un espíritu similar, se desarrollaron posteriormente por toda Francia y otros países de Europa. La orden de las Hijas de la Caridad recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación en 2005. Las monjas de Piedras Blancas dependen de la provincia canónica de Gijón, a la que pertenecen las hermanas ubicadas en Asturias, León y Galicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine