Protección para las aulas de Llaranes

El historiador Javier Menéndez Ferré y el Club de Cultura impulsan la catalogación de las dos escuelas del barrio como bienes de interés cultural

29.09.2015 | 04:11
Un grupo de alumnos, en el comienzo del curso el pasado día 10, en el colegio de Primaria, antes de los salesianos.

La construcción de Ensidesa fue pareja a la del barrio de Llaranes, lugar en el que residían buena parte de los trabajadores de la fábrica. Entre los años 1956 y 1959 comenzaron a levantarse las primeras piedras para habilitar dos centros educativos, el de niños y el de niñas, como se conocían popularmente. El primero en abrir sus puertas fue el de niñas durante el curso 1956-1957, ubicado actualmente en la parte trasera de la plaza. El colegio de niños se ubicó junto al parque de Llaranes. Actualmente, ambos forman el colegio público de Llaranes. Más de medio siglo después, el historiador Javier Menéndez Ferré y el Club Cultura de Llaranes quieren que ambos edificios de arquitectura racionalista consigan la catalogación de bienes de interés cultural (BIC).

Los autores del proyecto fueron los arquitectos Juan Manuel Cárdenas y Francisco Goicoechea. "Es un proyecto singular frente a la práctica generalizada en la época de levantar construcciones estandarizadas que abaratasen costes. Además, existe originalidad en estos inmuebles con evidentes influencias de movimientos de vanguardia", defiende Martínez Ferré, que destaca además que el interés de estos edificios no solo tiene que ver con sus aspectos formales sino que también "está integrado en un conjunto que tiene precedentes en el urbanismo utópico del siglo XIX expresando en su realización argumentos económicos, sociales e ideológicos".

El colegio de las niñas estuvo regentado en sus primeros años, hasta finales de los años setenta, por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Por su parte, el centro educativo de los niños, inaugurado en 1959, estuvo dirigido por los salesianos hasta el curso 1981-1982. Años más tarde, ambos colegios pasaron a denominarse coloquialmente como "el de las monjas" y "los salesianos".

Tras cuarenta años de segregación sexual en el barrio de Llaranes, los colegios se unificaron en 1982 bajo el nombre de Colegio Ensidesa, ya de carácter mixto y dirigido por personal de la empresa. Esta situación se mantuvo hasta junio de 1986, cuando ambos centros pasaron a depender del Ministerio de Educación y Ciencia bajo el nombre de colegio público Llaranes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine