La situación económica comarcal

Alcoa rehúye garantizar su continuidad en España en 2016, alertan los sindicatos

El presidente de la compañía explica en Avilés que la segregación de la firma está motivada por inversiones no ligadas al aluminio primario

10.10.2015 | 13:40

Las dos visitas que el presidente de Alcoa en España, Rubén Bartolomé, ha hecho hasta el momento a las instalaciones de la multinacional en Avilés desde que tomó posesión del cargo -el pasado 1 de agosto- no han sido nada tranquilizadoras. "Le preguntamos ayer directamente si garantizaba la operatividad de las fábricas españolas el próximo año y él nos dijo que no", reconocieron tanto el presidente del comité de empresa, José Manuel Gómez de la Uz (CC OO) como el secretario general de UGT en la factoría, Daniel Cuartas.

Los representantes de los trabajadores de la aluminera avilesina se reunieron con el primer ejecutivo de la compañía en España a instancias de ellos mismos, sobremanera, después de que el consejero de la transnacional, Klaus Kleinfeld, anunciara hace pocos días la segregación de la compañía y la creación, a continuación, de dos nuevas sociedades: una dedicada al negocio tradicional -aluminio primario- y otra, a los productos de alto valor añadido. La inseguridad por el porvenir transmitida por Bartolomé en la reunión que se celebró ayer se hizo al hilo, precisamente, de las novedades que se anuncian para el próximo año.

"Nos dijo que la compañía últimamente ha hecho inversiones en negocios que poco tienen que ver con el aluminio primario, por eso, segregan la compañía", explicó Gómez de la Uz. La pretensión es que antes de que termine el año 2016 la segregación se haya llevado a efecto. "Nosotros nos quedaremos igual, es decir, dentro de Alcoa. Todas las fábricas españolas lo que hacen es producto primario", reconoció Cuartas. "Nos explicó en este sentido que tenían que evaluar todas las posibilidades y nos reconoció esto iba a llevar tiempo", añadió Gómez de la Uz. "No dijo lo que significa 'todas las posibilidades', pero no hace falta mucho pensar", añadió De la Uz.

De las más de una docena de fábricas de aluminio primario que posee la compañía que preside Klaus Klenfield sólo tres siguen dando beneficios. Y Avilés no es una de ellas. ¿Vender o desguazar la planta, acaso reconvertirla? "Bartolomé no especificó nada", reconocieron los sindicatos.

Lo cierto es que desde hace más de un siglo la empresa Aluminun Company of America (Alcoa) se dedica a la producción de aluminio primario a partir de bauxita. "De un tiempo a esta parte, somos objeto de la colisión del aluminio que se produce en China y que no se consume en el mercado interior. Es decir, ha bajado el precio de cotización y esta situación ha obligado a bajar el nivel de producción de aluminio en el mundo. "A esto se añade la circunstancia de que las subastas eléctricas continúen realizándose año a año. El futuro no es nada alentador", recocieron los dos líderes sindicales. La situación en Avilés es que la planta de San Balandrán produce al 66 por ciento y que, desde hace años, la empresa no invierte en futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine