Lne.es »

Afronta 8 años por intentar matar a puñaladas a su novia en 2014

La Fiscalía sostiene que el imputado asestó a su pareja varios navajazos en el cuello, el abdomen y un costado

03.11.2015 | 01:54

Un avilesino afronta una pena de ocho años de prisión acusado de intentar matar apuñaladas a su novia en julio de 2014 en el domicilio en el que convivían. El ministerio fiscal considera que el imputado cometió un delito de intento de homicidio y solicita que se imponga al acusado, además, una orden de alejamiento respecto a su víctima durante nueve años. El juicio se celebra esta mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias, en Oviedo.

Los hechos que hoy se juzgan se remontan al 12 de julio de 2014. La Fiscal sostiene que el procesado llegó al piso en el que vivía desde hace un mes con su novia sobre las nueve de la noche de ese día y se la encontró durmiendo la siesta en la habitación. La pareja entabló una discusión por discrepancias "sobre si salir a tomar algo". En el transcurso de la pelea, y siempre de acuerdo al relato de la Fiscalía, el procesado propinó a la mujer un puñetazo en el ojo, derribándola suelo. Al caer, la víctima se golpeó en la cabeza y quedó aturdida.

El procesado, valiéndose de una navaja, aprovechó el estado de la mujer para asestarle varias puñaladas en la zona del cuello, abdomen y costado, según el mismo relato. A continuación, la cogió de la cabeza, la acercó al pecho haciendo ademán de cortarle el cuello por la parte posterior y le dijo: "Te voy a matar porque si no eres para mí no eres pa nadie. ¿Qué crees, que es más fácil dejar al Jacobo o dejarme a mí?". En ese momento, prosigue la Fiscalía, intervino la madre de la mujer, que acudió ante los gritos de su hija e inició un forcejeo con el acusado, que le decía: "Es mi mujer y la puedo matar si quiero. No te tienes por qué meter, pero si quieres morir, vas a morir también".

La víctima sufrió a consecuencia de estos hechos diferentes heridas, de las que tardó en curar 21 días. Le quedaron cicatrices como secuelas. Una vez detenido, el procesado fue conducido por la Policía al centro hospitalario avilesino. En el coche patrulla mostró una actitud agresiva, insultante e irrespetuosa hacia los agentes, a los que dijo frases como: "Perros, que sois unos perros, hijos de puta, sois unos mierdas, me cago en vuestros muertos, quitaos la pistola y vamos ahí enfrente, que os rajo vivos", a la vez que pegaba puñetazos y patadas al vehículo, prosigue el escrito de calificación de la Fiscalía.

Prisión provisional

El procesado permanece en prisión provisional por estos hechos desde el 15 de julio de 2014. El 17 de diciembre de 2014 se adoptó una orden de protección por la que se le prohibió acercarse a la víctima, a su domicilio o lugar de trabajo a menos de 200 metros, así como comunicarse con ella por cualquier medio.

La Fiscalía considera que el imputado cometió un delito de homicidio en grado de tentativa con la circunstancia agravante de parentesco, y también una falta de respeto y consideración a los agentes. Además de la pena de prisión y de la orden de alejamiento, pide al tribunal el pago de una multa de 180 euros. La víctima renunció a cualquier indemnización que pudiera corresponderle por estos hechos, comunicaron fuentes jurídicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine