Lne.es »
Gozón

Denuncian a un luanquín por volar su dron de dos kilos a 1.600 metros de altitud

El infractor trasladó una aeronave sin permiso entre Candás y Perlora y superó los 120 metros de altura que fija como tope la normativa nacional

18.11.2015 | 04:24
Uno de los drones utilizados por el luanquín,

La Guardia Civil ha denunciado a un luanquín por pilotar drones -vehículos aéreos sin tripulación y manejados por control remoto- sin cumplir los requisitos exigidos por ley. Es más, uno de sus aparatos, un cuadcopter de unos dos kilos, llegó a volar a 1.600 metros de altitud, por lo que puso en riesgo el tránsito de aviones. El gozoniego llegó a colgar en internet los vuelos que realizaba con sus aparatos.

La denuncia fue realizada el pasado 6 de noviembre por varios agentes de la Guardia Civil de Gijón. Fue como resultado de una reclamación ciudadana en la que se alertaba de una "grave violación de la normativa de seguridad aérea en Gozón", más concretamente en el entorno de la playa de Verdicio. En la citada queja, se advertía de que, en un vídeo colgado en internet, un multicóptero -un tipo de dron- volaba a 1.600 metros sobre el suelo. Según los guardias civiles que tramitaron este asunto, el denunciante es piloto de estos aparatos y, por lo tanto, fue consciente, al ver las imágenes, de la gravedad de que un aparato de esas características alcanzara esa altura.

La Benemérita se puso manos a la obra y comprobó que el supuesto infractor ya había borrado los vídeos de internet. Fue entonces cuando recurrieron al equipo de delincuencia informática y tecnológica, que consiguió recuperar las imágenes. En la primera de ellas, se puede ver un dron sobrevolando la costa de Verdicio el pasado 15 de marzo a 1.600 metros de altitud. La altura máxima permitida para una nave de control remoto como la del luanquín es de 120 metros. Esto conlleva una infracción grave de la normativa de seguridad para este tipo de aparatos.

El segundo de los vídeos fue grabado en Carreño. En este caso, el dron, un "Dji Phamtom2" sobrevolaba las localidades de Candás y Perlora sin una autorización administrativa, motivo que constituye otra infracción de la normativa que regula el vuelo de este tipo de utensilios. Tras el análisis de los vídeos, los agentes localizaron al supuesto infractor, que manifestó haber construido el dron que voló sobre Verdicio y haber comprado el que lo hizo sobre Carreño. También dejó claro que desconocía la gravedad que revestían sus acciones.

Los datos recabados por la Guardia Civil fueron remitidos al órgano competente en esta materia, es decir, la Agencia estatal de seguridad aérea (AESA). La Benemérita resaltó en su escrito el riesgo que supone el vuelo de estas naves pilotadas por control remoto sin autorización y sin ajustarse a la reglamentación. Estas cuestiones ponen en peligro la seguridad del espacio aéreo, así como de las personas que se encuentran por debajo del dron, según destacaron los agentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine