Lne.es »

Una casualidad que cambió la ciudad por el pueblo

27.12.2015 | 03:53

Héctor Galán tiene familia en La Arena. Conocía Ranón por sus fiestas populares y poco más. Hasta su traslado al concejo sotobarquense, él y su mujer, Ana Fernández, vivían en Avilés. Estaban buscando una casa para pasar los fines de semana hasta que un día acudieron a este pueblo a cenar en un restaurante. "Nos equivocamos de camino y vimos un cartel en una finca que ponía 'se vende'. Al día siguiente llamamos y, en 2004, nos vinimos a vivir aquí", señala Galán. El matrimonio tiene dos hijos, Allegra y Marco, que estudian en el colegio San Fernando de Avilés. "Estamos al lado de todo", indica Ana Fernández. "Algunas veces hay poca cobertura en el teléfono móvil y eso también es bueno", añade, con una sonrisa, el padre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine