Lne.es »

El gobierno pide la inclusión de la fosa común de Nuña en el listado de la Universidad

"Se busca honrar la memoria de los desaparecidos", señala el Alcalde

20.01.2016 | 02:18

El gobierno local solicitará en próximas fechas a la Universidad de Oviedo que incluya la fosa común de La Consolación, ubicada en Nuña, en el listado de enterramientos vinculados a la guerra civil española y los posteriores años de represión. "Somos los primeros interesados en respetar la ley de memoria histórica. Esto no se hace con el fin de abrir heridas del pasado sobre el capítulo más oscuro de la Historia de España, sino para honrar a la memoria de los desaparecidos", señaló el regidor corverano, Iván Fernández.

El Alcalde expresó además que le resulta extraño que la fosa de La Consolación no esté incluida en el mapa de la Universidad de Oviedo. "Estuvimos en contacto con ellos y dejamos a la Universidad que consultara el archivo municipal para recabar datos; no entiendo por qué no está incluida la fosa de Corvera", señaló el Alcalde. Se da la circunstancia, además, de que el enterramiento cuenta con un monolito que recuerda a las víctimas del franquismo colocado el 14 de abril de 2012. La placa fue además la segunda colocada en la comarca avilesina ya que tiempo antes se ubicó otro monolito en la fosa común de El Pinar, en Salinas (Castrillón). La fosa corverana forma parte de las once catalogadas en la comarca de Avilés teniendo en cuenta que cinco están situadas en Castrillón, dos en Avilés y otras tres en Gozón.

Según los investigadores de la memoria histórica, la fosa común de La Consolación cuenta con, al menos, cuatro fallecidos aunque destacan también que "constan varios testimonios de que algunos cadáveres pudieron ser exhumados años después de los enterramientos".

Durante la Guerra Civil, fallecen unas 150 personas en Corvera entre la contienda bélica y los primeros años de represión, que comienzan tras la ocupación franquista de Asturias en octubre de 1937. La cifra de desaparecidos es importante teniendo en cuenta que el concejo rondaba por aquel entonces los 4.000 habitantes, un cuarto de los actuales.

Corvera se concibió en plena guerra como un lugar estratégico en el que se instalaron un puesto de control y una trinchera forticada en La Consolación. Tiempo después, esa zona se convertiría en una fosa común. En los primeros meses de la contienda, varias columnas del bando golpista provenientes de Grado, entre otros lugares, entraron en el concejo "y comienzan a realizar saqueos y violaciones", según los testimonios de la época.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine