Lne.es »

La eurodiputada de IU Ángela Vallina y su marido montan una bronca en Urgencias

"Iban ebrios, impidieron con su coche el paso de una enferma grave e increparon al personal sanitario", afirma un testigo

30.01.2016 | 16:22
La eurodiputada Ángela Vallina y su marido, Basilio G., ayer, estacionados en el área de Urgencias.

La eurodiputada castrillonense de IU Ángela Vallina, de 56 años, y su marido, Basilio G. C., protagonizaron ayer una fuerte bronca en el servicio de Urgencias del Hospital San Agustín que acabó con la intervención de la Policía Local de Avilés a instancias del personal sanitario. Según testigos presenciales, el matrimonio, en estado de embriaguez, aparcó indebidamente su coche y se negó a moverlo para facilitar el traslado en camilla de una enferma grave, urgió de malos modos que se prestase atención sanitaria prioritaria a la política -que presentaba una rotura de tobillo- y, tras ser afeada la conducta de la pareja, Basilio G. C. increpó al personal sanitario.

La que fue alcaldesa de Castrillón entre 2003 y 2004 y de 2007 a 2014 se rompió un tobillo a primera hora de la tarde de ayer al resbalar con unos zapatos nuevos y su esposo la llevó en coche a Urgencias. Basilio G. C. aparcó el vehículo en la zona de uso de las ambulancias, justo delante de una de la que el personal médico estaba sacando a una enferma en estado grave y cortando el acceso al centro sanitario.

Según el relato de un enfermero presente en el lugar, "le pedí al conductor del coche (el marido de Ángela Vallina) que lo apartase un poco para poder pasar con la camilla y se negó". Muy al contrario, sigue el testigo, "esa persona empezó a gritar 'lo urgente ye lo mío'". Los sanitarios decidieron meter a la mujer que había sido trasladada en ambulancia dentro de Urgencias por otra vía y en ese momento Vallina y su marido les acusaron de haber rayado su coche. "Me puse a hacer una foto con el móvil para tener una prueba de la falsedad de su acusación y en ese momento las increpaciones y la bronca subieron de tono", prosigue el enfermero, lo que motivó la llamada a la Policía, que tomó declaración a los protagonistas.

Todo ocurrió delante de, al menos, una decena de testigos. El informante de este diario sostiene que tanto Vallina como su marido presentaban síntomas evidentes de embriaguez, "tanto es así que Vallina, en ese momento sentada en el asiento del copiloto, le dijo con voz pastosa a una médica que pasaba por allí: 'Oye, cari, ¡ábreme la puerta!'".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Avilés y comarca

Primeros y últimos en La Paxarada

Primeros y últimos en La Paxarada

La familia Jiménez, con Carmina a la cabeza, llegó hace más de tres décadas al último gran núcleo...

El dulce Museo de Anclas

El dulce Museo de Anclas

La confitera Carmen González patenta los nombres de sus bombones con los que rinde homenaje a...

Los Campos se disfraza primero

Los Campos se disfraza primero

Más de medio centenar de alumnos del colegio participan en la segunda edición del Carnaval...

El Niemeyer, de los gin-tonic al banquillo

El Niemeyer, de los gin-tonic al banquillo

La punta del iceberg sobre el caso de las cuentas afloró en 2011, cuando algunos patronos...

La instrucción se ralentizó por el caso paralelo de la cúpula, que acabó sobreseído

Aparte de las continuas ampliaciones de denuncia que fueron presentando los actuales gestores del...

Enlaces recomendados: Premios Cine