La Policía trata de reconstruir los movimientos del pastelero antes del crimen

Los agentes buscan pruebas relacionadas con la declaración de Julio Pardo

05.02.2016 | 02:08

La Policía Nacional continúa recabando pruebas para cerrar la investigación del crimen del Carbayedo. Los agentes intentan corroborar las versiones ofrecidas por algunos testigos y por el presunto asesino, el pastelero Julio Pardo. Buscan pruebas que verifiquen cuáles fueron sus últimos movimientos antes del asesinato de Ascensión Amores (Susi), la octava víctima mortal por violencia de género en España en 2016.

El presunto asesino declaró que no recuerda qué sucedió desde la madrugada del día 26 de enero, cuando supuestamente agredió hasta la muerte a su mujer, hasta que los agentes localizaron el cadáver de la pastelera de La Duquesita, en torno a las 14.00 horas del día 27, siempre según fuentes próximas a la investigación. Su marido se encontraba en una estancia de la vivienda, supuestamente ebrio y bajo los efectos de fármacos. La autopsia reveló que Susi Amores llevaba unas 35 horas muerta. Las mismas fuentes señalaron que lo que sí recuerda el presunto asesino es haber estado bebiendo en la cafetería de la estación de servicio de Cristalería antes de ir a su casa el día del crimen.

Los investigadores creen que Julio Pardo mató a su mujer por los golpes que supuestamente le propinó en la cara y en la cabeza con una llave inglesa (el cuerpo también presentaba síntomas de asfixia) y que pasó casi dos días sin alertar de lo ocurrido.

El crimen se perpetró en el domicilio conyugal, en el sexto A del número 11 de la calle Ramón y Cajal, en el barrio del Carbayedo. Julio Pardo ingresó el pasado martes en Villabona después de pasar seis noches ingresado en el Hospital Central.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine