Lne.es »

Los empleados de Saint-Gobain anuncian huelga desde el lunes contra los ajustes

La dirección de la multinacional mantendrá mañana una última reunión con los trabajadores para negociar un acuerdo que evite los paros

18.02.2016 | 04:10
Instalaciones de Saint-Gobain Cristalería en Avilés.

Los trabajadores de la multinacional Saint-Gobain Cristalería en Avilés irán el próximo lunes a la huelga si la dirección de la compañía no retira el plan de recortes que se cierne sobre la planta de La Maruca desde mediados del pasado mes de diciembre, tal y como ha informado este periódico. Los representantes de los empleados de la fábrica tienen una reunión con la dirección de la empresa vidriera mañana. Será la última antes del paro. Si la empresa abandona su idea de llevar a la práctica ajustes, el comité no convocará la huelga (mañana viernes también decidirán la naturaleza de la misma). Hasta el momento, la compañía ha venido negando tal posibilidad a los representantes sindicales asturianos. Sin embargo, no había tenido problema en dar su brazo a torcer en la otra planta española de la empresa (Arbós, en Tarragona).

La crisis entre la compañía y sus trabajadores comenzó este pasado mes de diciembre, cuando la dirección presentó un plan de ajustes que "trató de disfrazar" como plan de inversiones. Finalmente, cuantificó los recortes previstos en Avilés en 1,8 millones de euros. Esta situación fue interpretada por los empleados como un ataque al convenio colectivo -firmado hace apenas un año-, dado que el ahorro principal correría a cargo de la paga de beneficios que cobran todos los operarios en virtud de una ecuación que ahora la dirección pretende modificar, al considerar que no es positiva para su balance contable.

El comité de empresa considera fundamental defender el acuerdo regulador de las relaciones laborales en la planta de Avilés. La empresa en Asturias viene defendiendo que sus cuentas son negativas y, sin embargo, cuando el que habla es Pierre-André de Chalendar, el presidente mundial del grupo, la posición es bien distinta. Coincidiendo con la negociación del convenio aseguró que el futuro estaba asegurado.

Desde hace años, la multinacional enfoca su negocio hacia la construcción y no el vidrio. Lo llaman hábitat. Este cambio de objetivos explican, según los sindicatos, algunas decisiones que consideran controvertidas, como la puesta a la venta de la filial Verallia -que da beneficios- y la adquisición de la sociedad suiza Sika. La dirección del grupo en España pretende aplicar un plan de ahorro en Avilés como pretendió para Arbós. Los trabajadores de esta planta catalana consiguieron echarlo abajo recientemente (los recortes allí no superaban el medio millón de euros). Según la plantilla asturiana, la pelota está en el tejado de Saint-Gobain.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine