"Todo ha sido un error", asegura el armador del pesquero retenido en Avilés

"Nos sobra cupo como para tener que ocultar las capturas", afirma el dueño del "Velliño"

04.03.2016 | 04:19

"Un error achacable, probablemente, al exceso de celo del inspector que subió a bordo". Esa es la lectura que hizo ayer uno de los dueños de la sociedad armadora del arrastrero portugués "Velliño", Manuel Santiago Lago Maceiras, de la retención del buque en el puerto de Avilés tras la apreciación de la existencia en el casco de dos compartimentos supuestamente ocultos que podrían ser usados para escamotear pescado a los ojos de los inspectores pesqueros.

"No hay nada de eso, como ha quedado demostrado una vez atracado el barco en el puerto de Avilés; lo que ocurrió fue que el 'Velliño" dispone de un túnel de congelado que originariamente se usaba para congelar marisco y al que ahora no se le da uso alguno; el inspector que revisó la nave en alta mar tuvo dudas y decidió retener el buque hasta aclarar la cuestión. Ya en tierra, otros inspectores -muy razonables y cabales, todo hay que decirlo- determinaron que no hay nada anómalo en el barco. Tenemos luz verde para zarpar cuando queramos", declaró el armador a este diario.

Lago Maceiras, representante de la sociedad radicada en la localidad de Muros (La Coruña) propietaria del "Velliño", precisó que "no se puede sancionar a nadie por conjeturas, como la de que escondemos pescado. Lo cierto es que toda la xarda que había a bordo estaba correctamente anotada y pesada, y como tal fue vendida sin problemas en la lonja de Avilés". El armador recalca que solo pueden ser punibles "los hechos" y, en este caso, según añade, "la realidad es que el barco está legal cien por ciento".

El empresario explicó que la sociedad gallega a la que representa compró el "Velliño" en Portugal hace año y medio aproximadamente y que esa adquisición, siguiendo una tendencia cada vez más frecuente en España, tenía como objetivo hacerse con un buque que cuenta con bastantes más derechos de captura (cupos) que los españoles. "Lo que nos sobra es cupo, ¿para qué vamos a ocultar el pescado? Es del todo absurdo", manifestó el armador, que ahora quiere pasar página y "pescar en paz".

Las tripulación del "Velliño", que ayer estuvo amarrado por segundo día consecutivo en el muelle pesquero avilesino, se hará a la mar en cuanto mejoren las condiciones meteorológicas para centrarse en la costera de la xarda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine