Lne.es »

Los pies infantiles, tema de doctorado

La castrillonense Laura Cala Pérez, especialista en podología, alerta de que cada vez más niños tienen dedos deformes

21.03.2016 | 09:46
Laura y Beatriz Cala, en su clínica en Piedras Blancas.

El estudio de los pies de los niños es para Laura Cala Pérez un objetivo al que dedica su vida profesional. "En España faltan estudios sobre podología infantil mientras que en Estados Unidos se le da mucha importancia", señala está joven de 32 años. Laura Cala está haciendo el doctorado en Podología Infantil en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid tras haber estudiado Enfermería y Podología en la Universidad de La Coruña y llevar 12 años trabajando en la clínica familiar de Piedras Blancas. Laura Cala estudió en el colegio público de Salinas y en el instituto de la misma localidad en la que reside.

"Hay que concienciar a los padres de la importancia de hacer revisiones podológicas a los niños", dice. Por ello va a participar en una campaña informativa dirigida a los padres de los alumnos de las escuelas de bebés del concejo. "Hasta hace poco sólo acudían al podólogo las personas mayores pero en los últimos años los padres ya se están concienciando de que, en algunos casos también hay que llevar a los niños", sostiene.

No obstante la experta dice que en los niños muy pequeños es difícil saber si tienen algún problema en los pies. "Para poder saber si tienen problemas hay que esperar a que caminen y a que tengan una edad que sean capaces de colaborar con el especialista. Pese a ello trabajar con niños es muy agradecido y se consiguen mejores resultados que con las personas mayores".

El año pasado Laura Cala publicó un estudio en la Revista Internacional de Ciencias Podológicas sobre las patologías de los pies y las alteraciones de la marcha en niños de 6 a 12 años. "Investigamos ese segmento de edad y vimos que el 75 por ciento de los niños presentaban alguna patología. Parece que si el niño no tiene los pies planos está bien. Pero sin embargo los pies planos no es la patología más frecuente que vemos en la consulta. Sólo un 10 por ciento de los niños que se evaluaron en la investigación presentaban pies planos", señaló la experta.

El calzado es la principal causa de deformidades en los dedos. "Los pies de los niños son tan flexibles que un zapato pequeño no les molesta, pero llevarlo de una talla incorrecta durante años puede ocasionarles juanetes y dedos en martillo, entre otras deformidades". "El hecho de que cada vez acuden más niños a la consulta fue una de las razones por las que estoy haciendo el doctorado en podología infantil. La investigación la comencé en 2012 y aún me queda un año para terminar".

Pese a este aumento de los problemas en los pies infantiles, Laura Cala es optimista en cuanto a la curación de los problemas podológicos en los niños. "El 80 por ciento de las patologías se pueden corregir antes de que termine la maduración ósea. También es muy importante enseñar a los padres cómo comprar el calzado de sus hijos", concluyó. Así que en un buen zapato está la solución de muchos problemas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine