Lne.es »

Artesanía en vertical con lana merino

"Tejer refuerza la psicomotricidad", afirma Dolores Manjón, que inaugura en la Escuela de Artes y Oficios una muestra de tapices

12.04.2016 | 09:19
Dolores Manjón, ayer, en la inauguración de la exposición "Paisajes de baldosa", entre los tapices titulados "México 1" y "México 2".

Siete tapices de llamativos colores integran la exposición "Paisajes de baldosa", inaugurada ayer en el vestíbulo de la Escuela de Artes y Oficios y realizados por Dolores Manjón, quien inició su andadura como artesana en el centro artístico que ahora exhibe su obra.

La piezas que presenta en Avilés se caracterizan por el tipo de telar en el que han sido fabricadas de forma completamente artesanal: de alto lizo, un modelo de origen neolítico donde los hilos se sitúan en posición vertical.

La técnica utilizada por Manjón en los trabajos expuestos es de gobelino, en referencia a una familia de tintoreros franceses establecida en París en el siglo XV y que dio nombre a la fábrica de tapices fundada por Luis XIV de Francia. El tejido, por su parte, es plano, explica la artesana que en los siete tapices utilizó lanas de vivos colores y un diseño con el que se acerca a diferentes culturas: mexicana, marroquí, mediterránea y asiática. Están hechos con lana merino española de tintes naturales.

Las formas geométricas dominan algunas obras, cuyo conjunto Dolores Manjón ha bautizado como "Paisajes de baldosa", un elemento que la artesana considera "frío, con líneas limpias y claras". Contrapone estas piezas a los tapices, que define como "dulces, cálidos y vivos".

La elección de la gama de colores -predominan los rojos, verdes y azules sobre fondo blanco- no es fruto del azar. "Quiero que al abrir la puerta transmitan ánimo", señala esta artesana que ha invertido tres meses de trabajo a razón de cuatro horas diarias para hacer, por ejemplo, el tapiz titulado "Marruecos", en rojos y granates, de un metro por un metro y medio.

A la hora de resaltar los beneficios de tejer en un telar, Manjón destaca la concentración. "Te absorbe de tal manera que refuerza la concentración así como la psicomotricidad", dice para, igualmente, apuntar a la paciencia, una capacidad necesaria para situarse ante un telar.

Dolores Manjón colabora con la Asociación Lizo, con base en Avilés, integrada por personas que les une la pasión por el telar . Hasta la fecha han realizado talleres y exhibiciones en Asturias y otras comunidades autónomas y uno de sus objetivos es estudiar y dar a conocer los distintos tipos de telares manuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine