La torre del Niemeyer dejará de ofrecer servicio diario de comidas y hostelería

Los responsables del centro cultural optan por un régimen de autogestión del edificio y lo usarán para "eventos, ciclos y seminarios", algunos de ellos gastronómicos

15.04.2016 | 04:21
La torre del Niemeyer.

La quinta etapa del área de restauración del Niemeyer en los cinco años que lleva abierto el centro cultural de la ría de Avilés, que comenzará el próximo 6 de mayo, tendrá como novedad más relevante -al margen del nombre de la empresa que asuma el servicio- la segregación del negocio en dos líneas: la cafetería-restaurante por un lado y la torre mirador por otro, con el añadido de que esta última queda bajo el control de la fundación del complejo y su uso para actividades gastronómicas, limitado a las que organice esporádicamente el equipo rector del complejo. Así lo hizo saber ayer el organismo en el momento de comunicar la apertura del plazo para presentar proposiciones de gestión del servicio de hostelería y restauración, un proceso que concluirá el 27 de abril a las 13.00 horas.

La dirección del Centro Niemeyer recalca que la nueva licitación del servicio de hostelería y restauración del complejo cultural -el actual gestor cesa el 5 de mayo- "se centra en la explotación de los servicios prestados por la cafetería" y que la Fundación asume para sí la gestión de la torre mirador con el propósito de ampliar sus actividades más allá de lo gastronómico a "otras áreas propias". Y, más concretamente, se ponen como ejemplos de los usos que se espera dar a la torre los siguientes: "Presentaciones de eventos, diversos tipos de ciclos, seminarios, etcétera".

"La torre mirador pasa, pues, de ofrecer un servicio de carácter únicamente gastronómico a convertirse en un espacio que, sin olvidar la gastronomía como manifestación artística, será multifuncional en su oferta de actividades y usos", explican desde la fundación que gestiona el centro cultural. A preguntas de este diario, los rectores del complejo precisaron que la oferta gastronómica de la torre mirador no será diaria, sino que fluctuará en el calendario en función de las propuestas que decida plantear la dirección del Niemeyer "como pasa con el resto de actividades del centro".

El procedimiento en marcha para adjudicar la gestión del paquete hostelero del Niemeyer referido solo a la cafetería es del tipo de "contratación abierta", las proposiciones pueden presentarse desde hoy mismo y hasta el 27 de abril y la duración del contrato ha sido fijada en dos años prorrogables en otros dos (uno y uno o una sola prórroga de dos años). La Fundación del Niemeyer fija un canon fijo mínimo anual de 15.000 euros y otro variable cifrado en el dos por ciento de la cifra de negocio. Para resolver la adjudicación se tendrán en cuenta "criterios de valoración objetivos referidos al proyecto para el espacio y el servicio, la propuesta de mantenimiento y limpieza de las instalaciones, el equipamiento con que ya cuente el empresario y la oferta económica".

La gestión hostelera del Niemeyer ha sido controvertida desde la misma apertura del recinto, tanto que en cinco años han pasado por el centro cultural tres empresarios y todos concluyeron su periplo quejosos por uno u otro motivo con la fundación rectora; entre medias, hubo una breve etapa, coincidente con el Gobierno de Foro Asturias, en la que fue Recrea (Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias) la que llevó el timón de la hostelería. Antes de Recrea, fue el cocinero estrella Michelin Gerardo Morán y, después, sucesivamente, el también estrella Michelin Koldo Miranda y la empresa avilesina Fuentes del Atrio, de Enrique Martínez Ondina, que ahora cesa en la actividad tras litigar judicialmente con el centro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine