El rechazo a cesiones por ambas partes ensombrece el futuro de "los 34 de Alcoa"

El Principado y el comité de la aluminera solicitan a los despedidos de Montrasa que rebajen sus pretensiones para desatascar el conflicto

16.04.2016 | 06:18
La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, departe con los encerrados, por cuya situación se interesó ayer, a través de la valla perimetral de la fábrica de Alcoa.

El conflicto laboral que mantiene encerrados desde hace once días a una treintena de extrabajadores de la empresa auxiliar Montrasa en la fábrica avilesina de Alcoa sigue igual de enrocado que el primer día tras el fallido intento, ayer, de una conciliación laboral en el marco del Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec). Al término de ese acto administrativo, el sindicato que representa al colectivo de trabajadores, CC OO, apeló a la convocatoria de una reunión de la mesa del llamado Acuerdo de Oviedo para resolver el problema. No obstante, antes de llegar a ese pretendido escenario todas las partes admiten que deben de producirse contactos que permitan desbloquear la actual situación y esbozar una salida.

Para poder avanzar, según dieron a entender una fuente del Gobierno regional -que es quien tiene la potestad de convocar la reunión de la mesa del Acuerdo de Oviedo- y un portavoz del comité de empresa de Alcoa, sería conveniente que los encerrados "flexibilicen" su postura y rebajen sus pretensiones, que ahora mismo pasan por mantener a toda costa su nivel salarial y, en ausencia de empresa auxiliar que se quiera hacer cargo del contrato de mantenimiento y labores de apoyo a la producción al que renunció Montrasa, ser integrados en la plantilla de la multinacional del aluminio.

El responsable de las empresas auxiliares de CC OO de Asturias, Antonio Lueje, cree que la mesa del Acuerdo de Oviedo, en la que se sienta los sindicatos, las empresas y el Principado para regular las relaciones laborales del sector, es donde tiene que resolverse este conflicto. "Estos temas siempre se solucionan en ese marco y en esta ocasión no tiene por qué ser de otra manera", defendió Antonio Lueje.

La fuente del Gobierno regional consultadas por este diario aseguró que la premisa para convocar la mesa del Acuerdo de Oviedo es la existencia de, al menos, algún atisbo de entendimiento entre las partes. Una condición que, al menos ayer, no se cumplía. Por su parte, desde el comité de la fábrica de Alcoa apelaron a la conveniencia de que los despedidos de Montrasa acepten abrir una negociación enfocada a ajustar el coste salarial a la situación de recortes por la que atraviesa Alcoa, que por su parte se halla expectante, preocupada por las consecuencias que puede acarrear la ocupación de sus instalaciones por parte de personas ajeno a la misma y cerrada en banda a la posibilidad de integrar en su plantilla a los 34 despedidos de Montrasa, que ayer recibieron por sorpresa la visita de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín.

Bajo el punto de vista de la multinacional, una posible solución a este conflicto sería reeditar el acuerdo suscrito el año pasado por la plantilla auxiliar -que implicaba rebajas salariales y al menos dos recolocaciones- y luego roto a raíz de que un grupo de trabajadores lo recurrió y un juez les dio la razón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine