"La ley de Memoria está sin aprovechar por la pasividad política", afirma Zahonero

El juez y el historiador García Piñeiro piden resarcir a las víctimas del franquismo

27.04.2016 | 04:00
Un momento de la charla, ayer, en el palacio de Camposagrado.

"La Ley de la Memoria Histórica está sin desarrollar y totalmente desaprovehada por la pasividad de los políticos", sentenció ayer el juez Julio Juan Martínez Zahonero durante la conferencia "Verdad y justicia en la memoria", organizada con motivo de la exposición "Exhumando fosas, recuperando realidades" en el palacio de Camposagrado. En ella también participó el historiador Ramón García Piñeiro.

Martínez Zahonero aseguró que la ley aprobada en 2007 se ha "cumplido a parches" pese a que desde entonces las administraciones "están obligadas a prestar colaboración sin excusas". "Se ha dejado sin financiación y es el colmo, porque casi están diciendo a los afectados que tienen que pagar ellos las exhumaciones", aseveró. El juez explicó que, actualmente, esa Ley es casi la única vía que permite sacar de las cunetas a los represaliados del franquismo. Pero también otras acciones que tampoco se ha desarrollado en profundidad, según Martínez Zahonero, como la situación de aquellos espacios donde se realizaron trabajos forzados. "Tampoco se habla demasiado de aquellas empresas que se han beneficiado de esos trabajos y la indemnización que deberían pagar por ello; en Alemanía, por ejemplo, sí se ha hecho", dijo.

El magistrado explicó las dificultades que hay, por la vía judicial, para practicar los exhumamientos. Y es que para dirimir responsabilidades penales contra los supuestos culpables estos deberían estar vivos. También se encuentran de frente con la Ley de Amnistía de 1977, que es la base que utiliza tanto el Tribunal Supremo como la Audiencia Nacional para archivar todas las causas. "Para cualquier juez de instrucción es complicado poder investigar hasta el final el franquismo, aunque estén vivos. Lo que se hace en muchos casos es iniciar un caso con la ficción de si los responsables están vivos o no y aprovechar ese ínterin hasta que se archiva la causa para aprovechar a hacer las exhumaciones y las identificaciones", explicó.

El historiador Ramón García Piñeiro, por su parte, hizo un relato de cómo en la Transición se hizo un "pacto de silencio" para hacer "tabla rasa" del pasado: "No es que no se pudiera hablar de ello, es que no se podía utilizar políticamente". Piñeiro defendió que, "por decencia ética y política", se debería completar "la nulidad de los consejos de guerra sumarísimos, el reconocimiento público de los méritos democráticos de los represaliados, el enjuiciamiento de los verdugos implicados en ejecuciones y desapariciones forzosas, la reparación del daño inflingido mediante saqueos, la reparación moral y ética de localizar las fosas, exhumar los cadáveres y asignarles el trato más pertinente para restituir la dignidad perdida por una conducta inmoral e infamante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine