06 de mayo de 2016
06.05.2016

La juez oirá a todas las auxiliares de Alcoa antes de dictar sentencia en el conflicto de Montrasa

La magistrada suspende la vista fijada para ayer y da cuatro días a las partes para que pasen la lista de subcontratas y modifiquen la demanda

06.05.2016 | 11:07
Javier Menéndez, director de Alcoa (con corbata), pasa delante de la pancarta de los 34 de Montrasa.

El juicio que los 34 despedidos de Montrasa habían planteado a Alcoa y las empresas auxiliares Montrasa Maessa Asturias, Jofrasa e Imasa, finalmente, no se celebró ayer. La razón de esta suspensión fue, según fuentes consultadas, que la juez encargada de dirimir el pleito laboral vio necesario que todas las empresas incluidas en la mesa de los Acuerdos de Oviedo se personen en la causa promovida por los trabajadores que hasta el pasado 5 de abril realizaron labores de obra civil y apoyo para la fundición de aluminio en las instalaciones que la multinacional norteamericana Alcoa posee en Avilés.

El planteamiento de la demanda por parte de los 34 de Montrasa fue contra la multinacional (que ejerce de empresa contratante) y contra tres de sus subcontratas. Y esto lo hicieron invocando los Acuerdos de Oviedo (que regulan las relaciones comerciales entre auxiliares y principales y entre estas y sus empleados). En esa mesa se sientan, sin embargo, siete compañías que, según el criterio de la juez encargada del caso, deben tener la posibilidad de personarse en el proceso. La magistrada se reunió minutos antes de la vista fijada con todos los abogados representados. Determinó que antes de cuatro días Alcoa envíe la relación de todas sus subcontratadas. En paralelo a esto, los 34 de Montrasa tienen que replantear su demanda.

Lo que pedían los extrabajadores de Montrasa son tres cosas: que Alcoa los subrogue en virtud de los Acuerdos de Oviedo firmados en 2002; también reclaman que las auxiliares se hagan cargo de los excedentes de personal que se produzcan en el contrato (que otra empresa asuma el exceso de plantilla) y, en tercer lugar, el desplazamiento de la preferencia en la instalación (es decir, que los trabajadores que estén en los Acuerdos asuman puestos que ocupan trabajadores que no lo están). La naturaleza del negocio de la industria auxiliar es singular. Los Acuerdos de Oviedo recogen una lista de trabajadores adscritos a un tajo determinado. Estos tienen derecho a elegir su destino laboral. Asimismo, la empresa que se quede con la nueva tarea debe subrogar a la plantilla anterior. Todo esto se volverá a discutir antes de que termine mayo, calculan las partes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine