Lne.es »

"Hay una ola de laicismo que confunde la aconfesionalidad con el respeto", dice Garralda

La parroquia de San Nicolás invita a los avilesinos a sumarse a la fiesta del Corpus

15.05.2016 | 06:03
PROMOTORES DEL CORPUS. De izquierda a derecha, Nicolás García, Pablo González, Ángel Mesa, Pilar Rodríguez, Gladys Díaz, Ceferino Díaz, José Manuel García, Carmen María Alonso, Teresa Cabrerizo y Ramón Ariznavarreta.

Ángel Garralda, el párroco emérito de San Nicolás de Bari, volvió ayer a hablar claro. "Hay una ola de laicismo que confunde la aconfesionalidad con el respeto", determinó el veterano sacerdote. Sus palabras fueron el colofón a la presentación de las fiestas del Corpus Christi, que se celebrarán el próximo domingo día 29 en las calles más céntricas de Avilés. De hecho, la parroquia de San Nicolás animó a los vecinos del concejo a que engalanen balcones y ventanas con banderas nacionales o del Principado o con mantones y mantillas. "Queremos que la fiesta vuelva a ser la fiesta de nuestra vida", señaló Ceferino Díaz, el párroco titular del templo central de la villa. "Este será mi primer Corpus en Avilés, pero llevo 39 años como sacerdote: en Pravia o en Cornellana", recalcó.

Lo que los distintos grupos vinculados a la parroquia se han propuesto es organizar una enorme procesión de fieles que seguirán al Santísimo por las calles, una tradición que proviene del siglo XIII y, en última instancia, de 1447, tal y como explicó Carmen María Alonso ayer durante la presentación del cartel festivo, "cuando el papa Nicolás V presidió la primera procesión del Corpus", una celebración que vieron por vez primera los ciudadanos romanos.

El párroco Ceferino Díaz explicó que las fiestas del Corpus "no se limitan a las fotos de los niños vestidos de Primera Comunión". Carmen María Alonso echó la vista atrás y señaló que la fiesta de la eucaristía es esa en la que los católicos celebran su propia fe. "Es el momento en el que Cristo sale del sagrario", recalcó Díaz. Participarán en la procesión, en todo caso, todos los niños de los tres primeros cursos de catequesis (unos 300) y, además, "los de catequesis de continuidad", añadió el párroco de San Nicolás de Bari. "Además de los propios catequistas, que son más de quince". También han sido invitados los miembros de los grupos de confirmación (entre 45 o 50) y algunas parejas que se casarán a la vuelta de la esquina.

Garralda cerró las intervenciones repartiendo felicitaciones para los organizadores de la revitalización de una fiesta que dejó de ser de carácter nacional en 1989. "Esta es la fiesta que devuelve la eucaristía al centro de la vida cristiana", recalcó. "No es lo mismo decir la misa que vivirla", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine