03 de junio de 2016
03.06.2016
GOZÓN

Esta vez el vertido fue de palomitas

La playa de Xagó acoge un simulacro para practicar técnicas que minimicen la contaminación en casos de desastres ecológicos marinos como el del "Prestige"

03.06.2016 | 19:12
Esta vez el vertido fue de palomitas

El desastre del "Prestige" aún permanece grabado en la retina de cientos de vecinos del litoral asturiano. Para intentar evitar este tipo de situaciones en el futuro, el Ministerio de Medio Ambiente desarrolló ayer un simulacro en la playa de Xagó con todos los elementos necesarios y un sistema de cooperación entre administraciones. En este caso no hubo vertido de fuel sino de naranjas y palomitas, materiales biodegradables que una vez finalizado el simulacro fueron recogidos. El de Xagó fue la sexta operación llevada a cabo por el Ministerio en el marca del plan estatal del protección de la ribera del mar y la primera desarrollada en Asturias.

La jornada simuló que un barco situado a dos millas de la costa había vertido sustancias contaminantes. Según indicó la responsable del simulacro, Itziar Martín, para controlar ese tipo de vertidos "hay que acotarlos en la medida de lo posible". Para ello, un equipo de trabajadores del Ministerio de Medio Ambiente con fundas blancas, mascarilla y gafas de protección colocó en la orilla una barrera flotante y otra fija para intentar rodear la zona contaminada para su posterior extracción del medio marino. "Posteriormente, lo que se pretende es llevar todo ese material a lo que llamamos una zona de acopio", explicó Martín.

En la arena de la playa, los trabajadores del Ministerio estuvieron ayudados en su misión por agentes de la Guardia Civil, que analizarían posteriormente las muestras halladas en la playa, por miembros de la Unidad Militar de Emergencia (UME), así como por técnicos ministeriales, del Principado y del Ayuntamiento. Los empleados de funda blanca pasan primero por el denominado corredor sucio donde realizan las labores de limpieza y, posteriormente, una vez finalizado su papel pasarían al "corredor limpio", para la descontaminación y la retirada de su ropa de protección en un depósito temporal. También existe un contenedor donde se vierten las partículas contaminantes. En el mar, una patrullera de la Guardia Civil y un barco de Salvamento Marítimo controlaron la zona desde el mar. En el simulacro también participaron voluntarios de Cruz Roja.

Este protocolo se activa en dos supuestos: en situaciones de contaminación muy graves o catastróficas, como fue el caso del "Prestige", que desgraciadamente vertió fuel en vez de naranjas y palomitas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine