El incendio que asoló el entorno de Alcoa cumple un año sin esclarecerse

Los ecologistas destacan que las 25 hectáreas arrasadas por el fuego en las proximidades de la aluminera "se han recuperado parcialmente"

29.06.2016 | 03:45
llamas y cenizas. El entorno de la factoría aluminera era hace un año pasto de las llamas (izquierda) y actualmente ha recobrado parte de su esplendor, aunque los expertos consideran que será necesario que pase una década para que la zona afectada por el fuego se recupere completamente.

Un espectacular incendio detectado a las seis y media de la tarde puso en jaque hace hoy un año a los vecinos de la parroquia gozoniega de Santiago de Ambiedes, a los trabajadores de la fábrica de Alcoa y a los servicios de emergencia del Principado. El fuerte viento del nordeste que soplaba entonces favoreció la propagación de las llamas y la formación de grandes columnas de humo, a la vez que complicó las tareas de extinción. La causa de este incendio forestal que se reactivó con virulencia en varias ocasiones y que afectó a más de 25 hectáreas de terreno sigue aún sin esclarecerse. La hipótesis que en su día cobró más fuerza es que se trataba de un fuego provocado, aunque demostrar esta máxima es complicado. "Nosotros solicitamos una investigación del suceso y como ocurre con muchos incendios forestales no recibimos ninguna respuesta en todo este tiempo", manifestó ayer el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés (CEA), Fructuoso Pontigo. Otras voces achacaron el fuego a que los terrenos afectados estaban descuidados.

Las especies vegetales que resultaron afectadas por el incendio eran, en su mayoría, eucaliptos y tojos; árboles que no destacan por su valor biológico, pero que desarrollaban un papel importante en el ecosistema de la zona. "La zona afectada se ha recuperado parcialmente con las lluvias del invierno", dijo Pontigo. Las hectáreas de terreno próximas a la fábrica aluminera y afectadas por el fuego si bien ya no se asemejan a un paisaje lunar -imagen que presentaban hace un año- aún lucen apagadas. Los expertos consideran que se necesitará una década para que la zona se recupere y la margen derecha de la ría cambie definitivamente el color gris ceniza por el verde.

Los que se han recuperado del susto son los vecinos, que hace hoy un año quedaron bloqueados entre enormes columnas de humo visibles desde las localidades castrillonenses de Raíces y Salinas. Como consecuencia de las llamas y del humo fue necesario cortar al tráfico la carretera que comunica Avilés con el faro de San Juan por el borde de la margen derecha de la ría y varias carreteras secundarias de Santiago de Ambiedes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine