05 de julio de 2016
05.07.2016
Lne.es »

Tres detenidos por robos en centros educativos

Los presuntos ladrones pertenecen a una banda de fuera de Asturias y la Policía no descarta nuevos arrestos

05.07.2016 | 01:46

La Policía Nacional de Avilés ha detenido a tres personas acusadas de un supuesto delito de robo con fuerza en centros educativos de la comarca avilesina cuando presuntamente estaban asaltando un colegio. Los supuestos ladrones pertenecen a una banda organizada de fuera de Asturias. La investigación continúa abierta y los agentes no descartan más detenciones.

A finales del pasado mes de junio unos desconocidos se llevaron dinero y material del Instituto Isla de la Deva de Piedras Blancas, en Castrillón. Los profesores y los alumnos detectaron el robo un lunes, después de uno de los últimos fines de semana del curso escolar. Una puerta estaba forzada y la alarma desconectada. Se llevaron material de uno de los despachos del centro y dinero de la caja fuerte. "Sabían lo que hacían porque desconectaron la alarma", señaló una fuente próxima al caso que investiga la Guardia Civil. Hechos similares sucedieron en las últimas semanas en colegios e institutos de la comarca avilesina y del resto de la región.

En esta línea, la Policía detuvo en Málaga el mes pasado a dos hombres y dos mujeres pertenecientes a la misma familia y residentes en Madrid como presuntos autores de trece robos en colegios de varias provincias españolas, entre ellas Asturias, que cometían siempre de noche y aprovechando los fines de semana.

Los detenidos se desplazaban de forma periódica desde su lugar de residencia a distintas provincias para cometer los robos, según la Policía, que esclareció con esta operación robos en centros docentes de las provincias de Málaga, Cádiz, Lugo y Asturias. El en Principado se les atribuían robos en Gijón y Avilés. Ayer, los agentes descartaron vincular esta detención con la que se produjo en las últimas horas al estar la investigación aún abierta.

El "modus operandi" para acceder a los colegios consistía en saltar la valla perimetral del centro y, una vez dentro, forzar la cerradura de la puerta del inmueble y buscar la secretaría para sustraer todo el dinero en efectivo que encontraban. Para ello se desplazaban desde su ciudad de origen a la localidad elegida, y allí pernoctaban de viernes a lunes. Los dos hombres del grupo eran los encargados de entrar a robar, siempre aprovechando las horas nocturnas, mientras que las dos mujeres ejercían labores de vigilancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine