26 de julio de 2016
26.07.2016
Lne.es »

El Lar Gallego recibe la insignia de la Orden de Santiago por "su difusión de Avilés"

"Es un honor que te reconozcan por hacer una labor con todo el amor del mundo", afirma la presidenta de la entidad

26.07.2016 | 03:51
Ana Fernández recibe la insignia de la Orden de Santiago en presencia de Carlos Guardado.

La presidenta del Lar Gallego, Ana Fernández, recibió ayer la insignia de oro de la Orden del Camino de Santiago en la capilla de la finca de la entidad, que acaba de celebrar su 55.º aniversario y organiza las fiestas en honor al Apóstol todos los años en Avilés. Ayer, día de la festividad de Santiago y de Galicia fue la ocasión elegida por la Orden para agradecer al Lar todo el apoyo que realizan desde la ciudad para difundir la cultura y tradición de la comunidad vecina.

Ana Fernández Grela, presidenta del Lar desde hace dos años, no se esperaba recibir la insignia. "La noticia me pilló por sorpresa. Para mí, que soy de Santiago, supone un honor enorme; es un orgullo que se me reconozca por una labor que realizo con todo el amor del mundo", aseguró. La entrega se celebró después de la misa en honor al Apóstol Santiago. Los miembros de la Orden de Santiago, engalanados con la cruz en las capas blancas características, se unieron al sacerdote para llamar a la presidenta del Lar en la capilla ubicada al fondo de la finca.

El encargado de presentar a la reconocida con la insignia fue Carlos Guardado, comendador de la Orden en Asturias. "La labor de Ana y de todo el Lar Gallego ha sido esencial a la hora de difundir el Camino de Santiago en Avilés. Es un honor que se merece y que llevamos pensando desde hace tiempo", apuntó. Guardado aseguró además que el Lar apoyó el Camino de Santiago en su zona norte antes de que fuese reconocido turísticamente. "Las actividades promovidas en esta finca ayudaron a que la ruta recibiese el prestigio que se merece", destacó.

La presidenta, como gallega, insistió en la importancia de difundir la cultura de su tierra desde Avilés. "Hacemos todas las actividades posibles y nos esforzamos por mantener una cuota de socio baja pese a todos los gastos que supone mantener esta finca", explicó. Después de dos años en el cargo, Fernández Grela quiso destacar la importancia de atraer a más jóvenes al Lar Gallego. "Por fin estamos recibiendo a socios de menor edad, la mayoría de los miembros de esta sociedad son mayores y no sabíamos cómo solucionar esa baja continua de gente", lamentó. La presidenta ha puesto en marcha unos cursos infantiles de violín y piano para los nuevos socios, que comenzarán a principios del curso escolar. "Es muy importante que los niños empiecen a participar de forma activa porque son los que mantendrán esta sociedad viva en el futuro", dijo. El Lar Gallego, fundado en 1961, surgió para reunir a los gallegos que habitaban la zona industrial. Hoy, la sociedad necesita de más socios jóvenes para permanecer activa.

Después de la condecoración, la finca celebró una degustación de platos típicos de Galicia con un baile que se alargó hasta la medianoche y que contó una queimada. Así se cerró el programa de fiestas en honor al Apóstol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine