10 de agosto de 2016
10.08.2016
Lne.es »

"La cirugía en el siglo XVI era oficio; ahora es ciencia y técnica", dice Rodríguez Montes

El catedrático madrileño destaca que el "padre de Cervantes era cirujano de cuota; es decir, tenía habilidades, pero carecía de base académica"

10.08.2016 | 03:49
José Antonio Rodríguez Montes, ayer, en La Granda.

"La cirugía en el siglo XVI era, desde el punto de vista etimológico, mano y oficio; y ahora es ciencia, arte, técnica, humanismo y empirismo". Quien así habla es el doctor José Antonio Rodríguez Montes, que es catedrático de Cirugía en la Universidad Autónoma de Madrid y trabajó durante muchos años en el Hospital de La Paz de la capital. Participó ayer por la mañana en la segunda sesión del curso "El mundo cervantino en la perspectiva del siglo XXI", que se desarrolla hasta este viernes en el chalé de Arcelor-Mittal, la sede que acoge la trigésimo octava edición de los Cursos de La Granda.

"El humanismo es algo muy importante porque el objetivo de la cirugía es curar al hombre enfermo y el hombre es cuerpo y alma", apostilló. "Claro que ha mejorado esta ciencia: ha incorporado los avances de las ciencias y se ha convertido en una tecnociencia. Lo que sucedía en la época de Cervantes es que los primeros cirujanos eran empíricos y sí, básicamente, artesanos y un poco artistas porque el cirujano necesita habilidad y arte en el ejercicio de su profesión", destacó Rodríguez Montes. "Ser cirujano es mucho más que cortar: tiene que saber para qué corta", recalcó.

El especialista también explicó que en la época de Cervantes había dos tipos de cirujanos. "Los de bata corta y los de bata larga, es decir, los académicos y los de cuota", aseguró. "Los de cuota eran los totalmente empíricos, o sea, los que aprendían por la práctica. Si un cirujano hace cien veces una operación debe hacerla mejor del que la hace cinco, si bien es cierto que si repite cien veces el mismo error no tiene experiencia", apostilló el ponente, que recordó que el padre de Cervantes era cirujano de cuota, es decir, que no sabía latín, que no tenía privilegios, que tenía que pagar cuatro escudos... "Tenían una habilidad quirúrgica, pero carecían de la base académica para desarrollarla", sentenció el doctor. "Los académicos, sin embargo, tenían una gran base intelectual, pero operaban muy poco y, cuando lo hacían, era a gente importante", apuntó. "Dos cirujanos españoles lograron cambiar la mentalidad, de tal forma que prevalecía la experiencia sobre jerarquía o la autoridad", señaló. "Pero todos estos cambios no se desarrollaron hasta bien entrado el siglo XVIII, con las Luces y la llegada de la anestesia", concluyó.

Presentación

El curso sobre Miguel de Cervantes continúa durante esta mañana en el chalé de La Granda con la presentación, a cargo de Ramón Tamames, (10.00 horas), del libro "Autógrafos de Miguel de Cervantes Saavedra", una edición conmemorativa del IV centenario de su muerte que edita el Círculo Científico-Taberna Libraría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine