12 de octubre de 2016
12.10.2016
Lne.es »

Tres de cada cuatro enfermos mentales dice ser discriminado, según los expertos

"Las personas afectadas llegan a asumir los estereotipos negativos que les atribuyen y tienen la autoestima anulada", apunta Daniel Rodríguez

12.10.2016 | 06:00
Integrantes de la Asociación AFESA, ayer, en el CMAE.

Las personas que sufren un trastorno mental no sólo tienen que combatir contra su enfermedad sino también contra los estereotipos que inundan la sociedad y que provocan que, en muchas ocasiones, sufran rechazo. En ese sentido, el 75 por ciento de los enfermos asegura haberse sentido discriminado en algún momento de su vida, según pusieron de manifiesto ayer los integrantes de la asociación de familiares y personas con enfermedad mental de Asturias (AFESA) durante una jornada bajo el lema "Soy como tú aunque aún no lo sepas".

"Nos duele la incomprensión, que no nos escuches, que nos ignores. Yo no quiero sufrir; igual que tú, quiero tener un trabajo. Igual que tú, sueño; igual que tú, quiero amar y ser amado", expone parte del manifiesto confeccionado por los socios de AFESA con motivo del Día Mundial de la Salud Mental y que ayer leyó Federico, uno de sus miembros. Y es que el objetivo de AFESA es sensibilizar a la sociedad en la idea de que la salud mental nos puede afectar a todos, sin distinción. "Ante el tabú que suponen los trastornos mentales, hay que hablar claro, con naturalidad. Ese tipo de enfermedades son grandes desconocidos y las personas afectadas llegan a asumir los mitos y los estereotipos negativos que la sociedad atribuye a esos enfermos. Eso hace que la persona se culpabilice, tenga la autoestima anulada y no pidan apoyo e incluso dejen el tratamiento", alertó Daniel Rodríguez, presidente de AFESA Asturias.

Tanto Rodríguez como Víctor Aparicio, psiquiatra y presidente de la Asociación Asturiana de Neuropsiquiatría y Salud Mental, lamentaron la atención insuficiente hacia los enfermos mentales. E incluso Aparicio recriminó al Principado de Asturias que no haya contado ni con las asociaciones ni los profesionales para elaborar el nuevo plan de salud mental de Asturias. "Si no cuentan con participación, las cosas no salen adecuadamente", aseveró el psiquiatra.

Víctor Aparicio reconoció que en los últimos años se ha avanzado en salud mental, "pero no están las necesidades cubiertas". "Hay una brecha que, según la OMS, se debe a la dificultad para incorporar la salud mental en atención primaria y su baja prioridad en la agenda de salud pública. Hay países, como Sierra Leona, que no tienen psiquiatras, y en otros tampoco hay psicólogos", comentó.

Para fomentar los derechos de los enfermos, el psiquiatra apuesta porque los servicios de atención estén en la comunidad - "la dignidad tiene que ser un valor"-, respetar la autonomía de las personas, que participen en la adopción de sus propias decisiones, y el acceso a la atención de buena calidad. "Dice la OMS que si se invierte un dólar en temas como la depresión o la ansiedad, se conseguirían ganar cuatro dólares, porque se lograría mejorar la salud pero también su capacidad para trabajar y ser productible. La inversión es rentable para los países", afirmó el médico.

En el acto también participó Juan José Jambrina, coordinador del área III de Salud Mental, que habló sobre los nuevos retos y necesidades en la salud mental, y el concejal de Participación Ciudadana, Miguel Ángel García Balbuena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine