16 de octubre de 2016
16.10.2016
Lne.es »

El Niemeyer, sin licencia para la música de "Star Wars", recibe al ejército imperial

La banda de música, que colaboró con el desfile solidario del aniversario del Grupo Local de Inmigración, sólo pudo tocar en las calles de Avilés

16.10.2016 | 03:20
El Niemeyer, sin licencia para la música de "Star Wars", recibe al ejército imperial
Sesión de fotos con los personajes de "La Guerra de las Galaxias".

La reconocible y paradigmática banda sonora de "La Guerra de las Galaxias" no pudo sonar ayer en el Niemeyer, que fue el punto de inicio y despedida del pasacalles solidario que realizaron las Tropas Imperiales de la Legión 501 Spanish Garrison. Y es que la Banda de Música de Avilés, que colaboró en este desfile -organizado para celebrar el aniversario del Grupo Local de Inmigración de Avilés-, no pudo comenzar a tocar la música compuesta por John Williams hasta abandonar el recinto cultural, ya que sus responsables les explicaron que era necesario pagar una licencia por derechos de autor, que no es necesaria, sin embargo, por las calles de la ciudad.

A las Tropas Imperiales, además, les falló el reloj, y el pasacalles comenzó con tres cuartos de hora de retraso. Saludando con gesto amable pese a la marcialidad de sus atuendos, una veintena de personajes salidos del universo de George Lucas hicieron un amplio recorrido por las calles de la ciudad, se dejaron querer y hacer fotos, y regresaron después -también con un poco de retraso- a la plaza del Niemeyer, donde les esperaban decenas de jedis en potencia. El espectáculo estaba también en la espera: pequeños Yoda, espadas láser, princesas Leia jugando al escondite, y hasta algún Darth Vader de medio metro intentando domesticar a la "fuerza".

La llegada de las tropas, a las que se divisó primero en lo alto de la Grapa -ya sin la Banda de Música, que tuvo que terminar antes por el retraso en la llegada-, hizo que todos los ojos se volvieran para contemplar los espectaculares trajes. Además de los uniformes blancos de las Tropas Imperiales había también pilotos enfundados en vestimentas negras y todo tipo de personajes. "¡Ahí están!", gritaron varios niños a la vez.

Una vez en el punto de encuentro, los guerreros se prestaron a una sesión de fotos con los asistentes, con el objetivo de recaudar fondos destinados a un proyecto de hermanamiento escolar solidario con el Sáhara. Y es que los secuaces de Darth Vader son, en realidad, un pedazo de pan: este club de fans de Star Wars en España colabora con todo tipo de organizaciones solidarias, como Cruz Roja, Cáritas, el Banco de Alimentos, Aldeas Infantiles, la Fundación Luis Olivares de Lucha contra el Cáncer infantil y otras muchas fundaciones benéficas centradas en la ayuda a niños desfavorecidos. Ayer, Avilés fue su galaxia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine