19 de abril de 2017
19.04.2017

El dueño del piso que ardió en Sabugo, acusado del incendio

El hombre se personó junto al edificio, que está protegido, durante la extinción del fuego

19.04.2017 | 03:29
Los bomberos, sofocando el fuego el pasado 1 de febrero en el número 24 de la calle Bances Candamo.

El dueño del piso que ardió en el número 24 de la calle de Bances Candamo, en Sabugo, el pasado 1 de febrero por la noche está acusado de un presunto delito de incendio provocado en bienes propios. Los investigadores sospechan que tras este suceso "pudiera encontrarse una tentativa de fraude al seguro". R. R. C., de 38 años, fue detenido por la Policía Nacional después de una investigación llevada a cabo por agentes de la Brigada Local de la Policía Judicial y de la Policía Científica de la Comisaría de Avilés. El hombre, que ya prestó declaración, está en libertad y los hechos han sido puestos en conocimiento del juzgado, si bien no se da por cerrada la investigación, siempre según medios policiales.

El día que se produjo el incendio, los policías y los bomberos trataron de localizar al dueño del edificio, que acudió de inmediato a la céntrica calle avilesina, como informó LA NUEVA ESPAÑA. Iba sin llaves. "El edificio está vacío", comunicó entonces a los agentes.

Bomberos y policías

El inmueble que ardió el 1 de febrero por la noche se trata de un edificio con estructura de madera, catalogado como edificio de especial protección. Según los investigadores, como consecuencia del fuego "hubo un evidente peligro de colapso y derrumbe del mismo así como de propagación a otros edificios". La rápida actuación de los Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias fue primordial "para atajar a tiempo el fuego".

Los agentes entre tanto iniciaron su trabajo con la recogida de muestras en la casa, que fue pasto de las llamas. El fuego calcinó por completo la primera planta del inmueble y el segundo piso también resultó afectado, ya que el forjado terminó derrumbándose sobre la planta inferior. La vivienda tenía un sótano, un local que albergó hace años una discoteca en el bajo del edificio y dos plantas deshabitadas. Los agentes apreciaron "fuerte olor a gasolina" dentro de la casa, según medios policiales. La investigación de los agentes de la Policía Nacional concluyó con la detención de R. R. C., de 38 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine