29 de julio de 2017
29.07.2017

"Importamos un 30 por ciento de la leche", señaló Rodríguez

29.07.2017 | 02:38

El sector lácteo español comienza a levantar cabeza después de "dos malos años" que coincidieron con "el final de las cuotas lácteas y con una coyuntura internacional muy adversa: un parón en la demanda de China y el cierre del mercado ruso". Así lo explicó ayer Fernando Miranda, el director general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura. "Nos hemos recuperado de estos dos años tan malos porque China y Estados Unidos han vuelto a tirar", añadió Miranda, que fue uno de los participantes en una cumbre sobre el futuro del mercado lácteo nacional, una iniciativa de Francisco Rodríguez, el presidente de Industrias Lácteas Asturianas (Reny Picot), que se desarrolló ayer en el chalé de La Granda, sede de los seminarios estivales en los que, según el profesor Juan Velarde, "unas veces analizamos el pasado y otras, como hoy, el presente más actual".

"Si ponemos la mirada en la situación que teníamos el año pasado, evidentemente, estamos mucho mejor", destacó Francisco Rodríguez. Pero el asunto está lejos de ser florido. "Esto no es sólo un problema económico, es social", subrayó Rodríguez, que fue repartiendo juego como un crupier en una mesa en la que buena parte de sus intervinientes reconocieron que la salvación del mercado de la leche está más allá de las fronteras y, además, con productos elaborados.

"La asignatura pendiente es la de la elaboración de grasas, es decir, natas", apuntó José Luis Antuña, de la cooperativa Feiraco. "No podemos quedarnos en meros envasadores de leche", añadió el responsable de la entidad gallega. "Tenemos que mejorar nuestra eficiencia y eso se hace haciendo que los ganaderos participen de la cadena de valor", apuntó. Fernando Miranda, en este sentido, manifestó: "Un 40 por ciento de la leche líquida que producimos la envasamos, mientras que en Europa esta cifra es el 15 por ciento". "Si tenemos en cuenta que la leche líquida da muy poco valor añadido tenemos menos posibilidades de trasladarlo aguas abajo de la cadena, es decir, tenemos que transformarla. Hoy la mantequilla está muy cara y, sin embargo, hacemos bastante menos que el resto de las industrias comunitarias", añadió el representante del Gobierno.

La diversificación del sector, según Miranda, va hacia la producción de ingredientes lácteos como son fórmulas infantiles, para personas mayores o proteínas purificadas. "Hay, ahora mismo, un mundo de productos lácteos muy variado que no conocemos. Lo que hay que hacer es introducirnos en esos mercados y sacarle valor a la leche que producimos porque tenemos recorrido para ello", prometió.

"Esta mesa es, en el fondo, un anticipo de lo que yo espero que logremos hacer en el sector lácteo: un lugar de encuentro en que todas las representaciones agrarias y el Ministerio de Agricultura y también las consejerías correspondientes y la industria participemos en un debate permanente respecto de cómo ajustar las condiciones del mercado internacional a lo que cada mercado necesita porque necesita proteger también proteger las rentas de los ganaderos", aseguró el director de un curso que despertó gran expectación de público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine